Lunes, 12 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Barco español encalló en 1770 en Curepto

A la justicia conflicto por extracción del “Oriflama”

Empresa propietaria del navío solicitó nuevo permiso para desenterrar la valiosa carga, pero obtuvo respuesta negativa de la Capitanía de Puerto y del Consejo de Monumentos Nacionales

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 31 de Marzo 2016

TALCA.- La Corte de Apelaciones de Talca tendrá la responsabilidad de decidir si autoriza o deniega el permiso para la extracción del navío “Nuestra Señora del Buen Consejo y San Leopoldo”, más conocido como “Oriflama”, cuya carga permanece enterrada en las costas de la comuna de Curepto desde 1770.

Todo ello luego que la empresa propietaria del barco -denominada justamente Oriflama S.A.- tratara nuevamente que la Dirección General de Territorio Marítimo y Marina Mercante y el Consejo de Monumentos Nacionales autorizara las faenas, lo cual fue denegado por ambas instituciones estatales.

Así el gerente general de la empresa José Luis Rosales, acudió bajo reserva hasta la Corte de Apelaciones de Talca para presentar un recurso de protección, asesorado por el abogado, Felipe Amenábar. Diario El Centro tuvo acceso al documento de 62 páginas y que fue acogido a trámite en el máximo tribunal regional.

 

MONUMENTO

ARQUEOLÓGICO

En el recurso, la empresa recuerda que el año 2005, el Juzgado de Letras de Curepto validó que es la única propietaria del barco y su cargamento, a través de una figura legal de “prescripción adquisitiva ordinaria”. Así en octubre del 2015 acudió a la Capitanía de Puerto de Constitución para solicitar el permiso de extracción.

Dicha institución respondió que luego de consultar al Consejo de Monumentos Nacionales, la respuesta fue que el barco es un monumento arqueológico y, por ende, propiedad del Estado, recordando que el año 2010 se realizó la misma solicitud de extracción, también con resultado negativo de la autoridad.

Así el recurso plantea que la respuesta de ambas entidades es arbitraria e ilegal, añadiendo que pasa a llegar los derechos de propiedad y al desarrollo de una actividad económica. Por ello, se pide a la Corte de Talca que ordene conceder el permiso de extracción del barco tanto a la Capitanía de Puerto como a Monumentos Nacionales.

 

Hernán Espinoza

   Historia cureptana

Según registros históricos, el barco “Oriflama” encalló en la desembocadura del río Huenchullamí, en la comuna de Curepto. La fecha estimada del naufragio fue el 26 de julio de 1770, luego de una gran tempestad y de una aparente mala maniobra del capitán, Joseph Antonio de Alzaga, con una tripulación de 176 hombres.

El barco viajaba desde el puerto de Cádiz hasta El Callao, con una carga equivalente a 108 mil palmos cúbicos de mercancías, excediendo su bodega de 628,5 toneladas. Allí se guardaban mil 738 cajones con cristalería de la granja de San Ildefonso que, por encargo del Rey, iban a ser vendidos en el virreinato del Perú.
Informes pendientes

En fecha reciente, tanto la Capitanía de Puerto de Constitución y el Consejo de Monumentos Nacionales solicitaron a la Corte de Talca una ampliación a ocho días del plazo original para enviar informes con todos los antecedentes. Ambas peticiones fueron concedidas y, a la fecha, ya va avanzado la mitad de ese tiempo.

 

Volver

Comentarios