Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Se fueron a entregar a la Cuarta Comisaría de Talca

Caen los dos prófugos del clan familiar de traficantes que desbarató el OS-7

Fiscalía imputó a Marcela Pavez Bustamante y a su hijo, de 15 años, por el delito de tráfico de drogas, con la circunstancia agravante de formar una agrupación delictual

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 05 de Octubre 2017

TALCA.- “Mi papá ya dijo que no va a caer solo y que va a contar todo en la cana”; “abran la puerta al colombiano que está afuera”; “el peruano quiere dos bebidas de dos litros”; “que mi papá no le venda a nadie y que no salga nadie de la casa”; “andan reclamando porque se acabó, así que voy a tener que devolver la plata”.

Estas frases, contenidas en poco más de 500 interceptaciones telefónicas y reveladas ayer por la Fiscalía de Talca, en audiencia judicial, fueron claves para que la sección OS-7 de Carabineros lograra desbaratar un clan familiar de traficantes que operaba en dos domicilios ubicados en el barrio norte de Talca y en la comuna de Maule.

Los primeros en caer -el lunes pasado- fueron un hombre, su hija y el conviviente de la joven, todos en prisión preventiva. Pero ayer se sumaron la esposa del jefe de familia y un hijo de 15 años, quienes se fueron a entregar a la Cuarta Comisaría de Carabineros de Talca y fueron derivados al Juzgado de Garantía.

 

REINCIDENCIA

ESPECÍFICA

La mujer detenida es Marcela Pavez Bustamante, de 47 años, quien recién en junio pasado terminó de cumplir -en libertad vigilada- una condena de tres años de presidio por tráfico de drogas, decretada en los Tribunales de Santiago. Por ello, en su caso, se podría sumar la circunstancia agravante de reincidencia específica.

El hijo de Marcela y de Mario Hermosilla Paredes, apodado como “El Chelo”, cursa primer año de enseñanza media y no registra antecedentes penales. El fiscal jefe de Talca, Héctor de la Fuente, sindicó a la madre y a su hijo por el delito de tráfico de drogas, con la circunstancia agravante de formar una agrupación delictual.

Se trata del mismo delito que enfrentan Mario Hermosilla, alias “El Tata Mario”; su hija, Nicole Hermosilla; y la pareja de la joven, Luis Bastías, los cuales quedaron el martes en prisión preventiva. Marcela Pavez se sumó ayer a esa medida cautelar, mientras su hijo quedó con arraigo nacional y arresto domiciliario nocturno.

 

TRES KILOS DE DROGA

Al momento de presentar cargos criminales, el fiscal destacó que según estimaciones del OS-7 de Carabineros, el grupo familiar alcanzó a efectuar al menos tres traslados de cargamentos de cocaína base desde Santiago a Talca, sumando cerca de tres kilos de droga. El último traslado, de un kilo, fue desbaratado por la policía.

El fiscal sostuvo que el hijo menor del matrimonio tenía “mando operativo” y que, además, utilizaba la motocicleta que incautaron los carabineros del OS-7 para vender la droga. A ello se suma que su teléfono -interceptado por los carabineros- recibía constantes llamados de adictos para comprar pasta base de cocaína.

En algunos de estos llamados, los compradores hablaban en clave con “El Chelo”, disfrazando los pedidos de droga como si fueran “manzanas” y “bebidas”. También dijo que el menor manejaba las llaves de la peluquería de su hermana, en la villa Don Andrés, en el barrio norte de Talca, donde acopiaban la droga.

 

Contactos en Santiago

Ayer, al momento de formalizar la investigación contra la madre y su hijo, el fiscal sostuvo que la mujer era quien mantenía los contactos con proveedores de droga en Santiago, agregando que, posteriormente, le entregó estos “datos” a su hija, quien viajaba a la Región Metropolitana en un moderno automóvil incautado por el OS-7.

 

Hernán Espinoza

 

Volver

Comentarios