Lunes, 15 de Julio de 2019
Quedo en prisión por peligro para la sociedad

Cayó primer imputado por asesinato de dueño de casa con 15 puñaladas

PDI busca ahora a otros tres antisociales que participaron en este grave delito ocurrido el pasado 14 de abril en San Clemente

Periodista: Hernán Espinoza - Fecha de Edición: 30 de Mayo 2019

En manos de la justicia quedó el primer imputado por un alevoso asesinato registrado hace poco más de un mes en la localidad rural de Queri, en la comuna de San Clemente, sobre un total de cuatro sospechosos que fueron identificados en el contexto de una investigación que llevan a cabo la PDI y la fiscalía de Talca.

 


De hecho, el caso criminal se ha mantenido bajo total reserva por parte de ambas instituciones, justamente, debido a que los implicados tienen domicilio en la ciudad de Santiago y, además, no se descarta que estén ligados a peligrosas organizaciones criminales asociadas al tráfico de drogas y delitos de connotación social.

 


El primer detenido corresponde a Ariel Álvaro Riveros Flores, quien llegó a Talca el domingo pasado, proveniente del Centro de Justicia de Santiago. Su captura se llevó a cabo por parte de la unidad especializada de búsqueda de prófugos de la Brigada de Homicidios Metropolitana, en coordinación con la Brigada de Homicidios (BH) de Talca.

 

 

DOS DISPAROS
Los hechos se remontan al 14 de abril del presente año, cuando los cuatro sospechosos acudieron al domicilio de la víctima, donde funciona un local de lavado de autos. Entre los homicidas, uno de ellos portaba un arma de fuego, otro tenía un cuchillo y, en el caso de Ariel Riveros, utilizó un bate de béisbol para perpetrar el ataque.

 


Así el grupo criminal literalmente “reventó” la vivienda de propiedad de Juan Enrique Marques, quien fue apuñalado en 15 ocasiones por uno de estos sujetos, lesiones que, sumadas a los golpes, terminaron por causarle la muerte. Los asesinos amenazaron a la familia de la víctima, quienes no pudieron oponerse a la bestial agresión.

 


A partir del relato de testigos, la fiscalía y la PDI establecieron el rol que tuvo cada uno de los sospechosos en el brutal crimen. Entre los detalles, se cuenta que uno de los delincuentes disparó en dos ocasiones al interior de la casa de la víctima, para intimidar a sus ocupantes, lo cual se comprobó con el hallazgo de dos cartuchos de municiones balísticas.

 

 

HOMICIDIO CALIFICADO
Pero no fue lo único, porque en el exterior de la misma vivienda, la PDI recuperó una billetera con la documentación personal de uno de los sospechosos. Con estos antecedentes, el fiscal, Francisco Soto, presentó cargos criminales por homicidio calificado contra Ariel Riveros, además de exigir la prisión preventiva.

 


Dicha medida cautelar fue concedida por el juez, Humberto Paiva, del Juzgado de Garantía de Talca, atendida la gravedad del delito. Por ello, se dispuso el ingreso del detenido a la cárcel de esta ciudad, por constituir su libertad un peligro para la seguridad de la sociedad, con plazo de cierre de la investigación de cuatro meses.

 


En la misma audiencia, el imputado le solicitó al juez su traslado a una unidad penal de Santiago, atendido que su familia vive en dicha ciudad. El tribunal, previa o resolver, solicitó un informe a Gendarmería respecto a la posibilidad de realizar el traslado. En cuanto a los otros tres implicados, su captura es inminente por la PDI.

 

Volver