Martes, 11 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Se trata de una mujer de 66 años

Conmoción por hallazgo de cadáver que apareció flotando en el río Claro

La víctima fue identificada como Juana del Carmen San Martín Fredes. La PDI investiga si se cayó de forma accidental a las aguas o bien si los hechos corresponden a un posible suicidio

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Septiembre 2016

TALCA.- “Fue como a las 11 de la mañana. Yo venía con mi moto cuando observé algo rojo en el río. Me llamó la atención y pensé que era un objeto o una persona. Ahí nos acercamos y vimos que era una persona. Después llegaron unos jóvenes que habían hablado con ella antes, a quienes les dijo que le dolía la cabeza y se sentía mal”.

En estos términos, la testigo Liliana Palma relató el dramático hallazgo de un cadáver que flotaba en las aguas del río Claro, frente al balneario. Los hechos causaron gran conmoción, ya que se temía que el cuerpo podría corresponder a alguna persona con denuncia de presunta desgracia o bien a una posible víctima de homicidio.

Pero finalmente las dos hipótesis más creíbles conciernen a una caída accidental o un suicido. La persona fallecida corresponde a Juana del Carmen San Martín Fredes, de 66 años, domiciliada en la calle Cancha Rayada, en el barrio norte. La causa de muerte fue asfixia por sumersión, sin lesiones atribuibles a terceras personas.

 

DATA DE MUERTE

Tras la denuncia de los testigos, concurrió personal de Carabineros hasta el balneario, quienes aislaron el sitio del suceso. A los pocos minutos llegó al lugar la fiscal de turno, Carmen Gloria Manríquez, junto a detectives de la Brigada de Homicidios (BH) y peritos del Laboratorio de Criminalística (Lacrim), ambos de la PDI de Talca.

En paralelo, tres buzos tácticos del Grupo de Operaciones Especiales (Gope) de Carabineros utilizaron un bote de paseo para llegar hasta el lugar donde flotaba el cuerpo, para luego trasladarlo hasta la orilla envuelto en un plástico de color rojo. La PDI instaló una carpa protectora a fin de facilitar el registro externo del cadáver.

Así se encontró un boleto de microbús y distintas especies personales en las ropas de la mujer, quien no portaba documentos de identidad. Por ello, los peritos en huellas tomaron registros dactilares, mientras se realizaban fijaciones fotográficas y se establecía una data de muerte de dos horas, es decir, coincidente con el hallazgo.

 

“LA VIERON TEMPRANO”

Una vez terminados los peritajes y mientras el cuerpo era trasladado para la autopsia de rigor en el Servicio Médico Legal (SML), la fiscal Manríquez explicó que “se trata quizás de una caída accidental. Los testigos nos dijeron que la señora viene al sector de manera recurrente para recoger latas que están en el borde del río”.

“A ella la vieron temprano en el sector, donde estuvo conversando con algunas personas a quienes les dijo que tenía la presión alta y que se sentía mareada”, añadió. Por su parte, el subcomisario de la BH, Pablo Ganga, coincidió que “esta persona habría deambulado a la orilla del río, perdiendo el equilibrio y cayendo al agua”.

La identidad fue establecida en horas de la tarde, como resultado del peritaje en huellas del Lacrim Regional, para luego dar aviso a familiares de la víctima. “Hay un grupo de jóvenes que conversaron con ella, a quienes les dijo que estaba descompensada y que tenía problemas de salud”, agregó Pablo Ganga.

Volver

Comentarios