Sábado, 20 de Julio de 2019
Es el tercer fallo consecutivo donde se absolvió al Estado por “caso fortuito”

Corte de Apelaciones de Talca rechazó demanda por víctima del tsunami

Sin votos disidentes, el máximo tribunal regional estimó que los hechos ocurridos tras el terremoto del 27/F eran imprevisibles, y que no hubo negligencia de las instituciones públicas de emergencia

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 26 de Noviembre 2017

TALCA.- “Es razonable colegir que los elementos de imprevisibilidad e irresistibilidad connaturales a un caso fortuito concurrieron en la especie, situación jurídica que libera de toda responsabilidad patrimonial al Estado de Chile, pues se trata de una catástrofe natural de tal envergadura que exigirle una conducta adicional a los agentes del Estado sería jurídicamente injusta”.
En estos términos, la primera sala de la Corte de Apelaciones de Talca decidió rechazar una millonaria demanda entablada por los familiares de una de las 45 personas que fallecieron en el camping Curanipe, en la comuna de Pelluhue, luego que un gigantesco tsunami arrasó con la costa del Maule, tras el megaterremoto del 27 de febrero del 2010.
La víctima es Nelly Yamilet Cheuquelén Añiñir, de 23 años, quien había viajado a dicha localidad costera en compañía de familiares y de su pareja, para lo cual, instalaron carpas a unos 200 metros de la orilla del mar. Luego del terremoto, la familia optó por salir del lugar, pero no lograron escapar a tiempo del tsunmi, al igual que los restantes desaparecidos.

 

FALTA DE SERVICIO
Ese antecedente es abordado por el fallo de la Corte de Talca, al señalar -citando un informe elaborado por la PDI- que “fueron sorprendidos por una masa de agua de siete a ocho metros de altura, circunstancia que demuestar que el evento de la naturaleza era totalmente descontrolable”.
La sentencia también analiza el argumento de “falta de servicio” que la demanda atribuye al Estado en su deber de cuidado sobre los ciudadanos. “No se advierte cuál sería el servicio que debía prestarse en el lugar donde pereció Nelly Cheuquelén, salvo indicar de manera genérica ciertos errores en que habría incurrido el SHOA y otros entes estatales, como la Onemi”.
“En lo tocante a la responsabilidad extracontractual que se formula al Estado de Chile, no se vislumbra relación de causalidad entre el fallecimiento de Nelly Cheuquelén con alguna acción u omisión atribuible al demandado, en atención a que en el caso particular no se advierte de qué forma los agentes estatales pudieron evitar su fallecimiento por inmersión”.

 

“TREN DE OLAS”
Y para profundizar en este aspecto específico, el fallo destaca que “es un hecho no cuestionado que el primer tren de olas que dio lugar al tsunami y que habría causasdo la muerte de Nelly Cheuquelén, se desencadenó como a los quince minutos después de acaecido el terremoto, esto es, en un breve periodo, insuficiente para que las escasas autoridades del pueblo adoptaran todas las medidas conducentes para el debido resguardo de vidas humanas”.
La sentencia lleva la firma del ministro, Moisés Muñoz, actual presidente de la Corte de Talca, junto al ministro (s), Álvaro Saavedra, y la abogada integrante, Silvia Espinoza. En todo caso, a la fecha existe plazo legal para que la parte demandante presente un nuevo recurso legal y el caso civil, finalmente, llegue a manos de la Corte Suprema. Un dato relevante es que la demanda fue también rechazada en la primera instancia, esto es, en el Primer Juzgado de Letras de Talca, por falta de pruebas.
Pero la Corte de Talca corrigió ese criterio y optó por aplicar la excepción de “caso fortuito”. En términos prácticos, se trata de la tercera demanda de similares características que es rechazada por el máximo tribunal regional bajo la misma jurisprudencia. Con ello, se acogió el principal fundamento que esgrimió en todos estos alegatos el abogado, Cristóbal Peña, perteneciente a la Procuraduría Fiscal en Talca del Consejo de Defensa del Estado (CDE).

 

Fallo pendiente en la Corte Suprema

Entre las tres demandas que han sido rechazadas por la Corte de Apelaciones de Talca por víctimas del tsunami de febrero de 2010, solo una de ellas se encuentra en estado “de acuerdo” para sentencia en la Corte Suprema. Se trata de una causa con tres demandantes que perdieron a sus familiares en la isla Orrego, quienes en primera instancia judicial obtuvieron una indemnización total de 120 millones de pesos. A su respecto, la Corte Suprema efectuó un llamado a conciliación que no prosperó.

 

 

Millonarias indemnizaciones

Fueron en total cuatro demandas las que se presentaron por víctimas del tsunami del 27 de febrero de 2010, todas radicadas en el Primer Juzgado de Letras de Talca. Allí solo se acogieron dos acciones legales por víctimas de la isla Orrego, en Constitución; y se rechazaron las otras dos demandas por víctimas del camping Curanipe. En total, las demandas exigían una suma que bordeaba los cuatro mil millones de pesos como indemnización por daño moral a favor de los familiares. 

Hernán Espinoza

Volver