Domingo, 17 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Máximo tribunal rechazó recurso de nulidad de la defensa

Corte de Apelaciones de Talca, validó condena de presidio perpetuo contra Vanessa Trigari

Sentencia unánime de la primera sala descartó tanto anular el juicio y la posterior sentencia, como también que se rebajara la sanción anulando la circunstancia calificante de alevosía

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Diciembre 2016

TALCA.- En un fallo que no tuvo votos disidentes, la primera sala de la Corte de Apelaciones de Talca, resolvió ayer rechazar el recurso de nulidad entablado por la defensa de Vannessa Trigari, única condenada por el crimen del menor Ángel Márquez, ocurrido el 13 de agosto del 2015 en la comuna de Molina; provincia de Curicó.

Se trata de la madrastra de la pequeña víctima, quien fue detenida por la PDI y llevada a juicio por la fiscalía de dicha ciudad, en calidad de autora del grave delito de homicidio calificado, con las circunstancia de alevosía y abuso de confianza. El Tribunal Oral de Curicó, dictó la condena de presidio perpetuo simple para Vanessa Trigari.

En términos prácticos, significa que la detenida no abandonará la cárcel nunca más, aunque una vez cumplidos 20 años de presidio efectivo, podrá postular a un beneficio. Esto es, la libertad provisional. En todo caso, dicha  posibilidad está supeditada a que sea aprobada no sólo por Gendarmería, sino también por una comisión de jueces.

 

NULIDAD Y RECALIFICACIÓN

El recurso de nulidad presentado por el abogado Esteban Arévalo, de la Defensoría Penal Pública de Molina, apuntó primeramente a causales legales que debían ser resueltas por la Corte Suprema. Pero el máximo tribunal chileno las declaró inadmisibles y reenvió los antecedentes a la Corte de Talca, para su pronunciamiento.

En este contexto, la acción legal de la defensa tenía tres objetivos. El primero era anular el juicio y la sentencia, sobre la base de una supuesta falta de objetividad y contradicción entre dos peritos legistas. En segundo término, plantea que habría existido una errónea aplicación de la ley, al configurar la circunstancia de alevosía.

Por ello, la petición fue que se dictara sentencia de reemplazo, rebajando el delito a homicidio simple y la condena a 10 años y un día de cárcel.La tercera solicitud cuestionaba la calificante de abuso de confianza y pedía en consecuencia, mantener el delito de homicidio calificado, pero rebajar la condena a 15 años y un día de cárcel.

“INDEFENSIÓN DE LA VÍCTIMA”

Al respecto, el fallo de la Corte de Apelaciones comienza por rechazar la primera causal de nulidad del juicio y sentencia, al estimar que el Tribunal Oral de Curicó cumplió con todas las exigencias legales. “Su exposición es clara, lógica y completa, establece los hechos que da por probados y valora los medios de prueba”, indica.

También señala que los jueces orales analizaron en detalle los cuestionamientos de la defensa respecto a los peritajes legistas, concluyendo que “debe descartarse la valoración que denuncia la recurrente al principio de no contradicción. De este modo, la sentencia se basta a sí misma, debiendo desecharse el recurso de nulidad”.

Y respecto a las otras dos causales, concluye que “Vanessa Trigari creó, buscó y se aprovechó de todas aquellas circunstancias que requería para lograr la indefensión de la víctima, y la seguridad en la ejecución del hecho delictual, revelando su ánimo alevoso”. El fallo lleva la firma de los ministros Moisés Muñoz y Vicente Fodich, junto a un abogado integrante.

 

 

La idea de matar

 

En el análisis de la última causal de nulidad, el fallo de la Corte analiza en detalle si pueden coexistir las circunstancias calificantes de alevosía y abuso de confianza. Para ello, señala que en este caso específico, la confianza “no ha sido buscada de propósito para la comisión del delito; sino que simplemente la misma existe como consecuencia de la relación de convivencia entre la autora y el padre del menor asesinado”.

“Ello genera una fácil relación con la víctima, sin perjuicio que la idea de matar que surge en la autora del homicidio, la lleva a cabo utilizando la confianza consciente e intencionadamente para facilitar la ejecución, y la modalidad alevosa para asegurarla sin riesgo de algún modo o mecanismo de defensa de la víctima”, agrega.

Volver

Comentarios