Miércoles, 19 de Junio de 2019
Cristian Vilos Valenzuela seguirá en la cárcel cumpliendo cadena perpetua

Corte de Santiago rechazó recurso de amparo que buscaba la libertad del “Chacal de Hualañé”

Sentencia fue dictaminada ayer por la tercera sala del tribunal metropolitano, donde se confirmó la negativa a otorgar la libertad condicional que dictaminó una comisión judicial.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 20 de Noviembre 2018

TALCA.- “Estamos más tranquilas y conformes, porque los jueces tomaron consciencia que estas personas no pueden salir a la calle, para hacer más daño. Para mí y mi familia, esto era una gran inseguridad y poca fe en la justicia, porque si él está condenado a perpetua, tiene que pagar para siempre su condena. Sin beneficios. Eso es lo que no queremos, porque tiene que estar en la cárcel”.
Con estas palabras reaccionó ayer Marta Sáez, madre de una niña de apena cuatro años que en 1998, en la comuna de Hualañé, fue salvajemente violada y asesinada por Cristian Vilos Valenzuela. El imputado, que se hizo conocido como el “Chacal de Hualañé”, fue condenado en primera instancia -por el Juzgado del Crimen de Licantén- a la pena de muerte.
Pero con posterioridad, la Corte de Apelaciones de Talca modificó este dictamen y decretó, en consecuencia, la sanción de presidio perpetuo simple, esto es, que el imptuado no puede abandonar nunca más la cárcel, pero una vez cumplidos los primeros 20 años de encierro, sí puede postular a beneficios extrapenitenciarios.

“NO ES CRÍTICO”
Y asi ocurrió con Vilos Valenzulela, quien este año postuló sus antecedentes a la Comisión de Libertad Condicional de la Corte de Apelaciones de Santiago, ya que cumple su condena en el penal de Colina II. Sin embargo, en veredicto unánime, los ministros y jueces integrantes de esta instancia le negaron el beneficio, por estimar que si bien cumple con los requisitos formales, no muestra signos de una legitima reinserción social.
Ello fundado en un informe psicosocial que elaboró Gendarmería, donde concluye que el condenado “si bien admite completamente la transgresión cometida, no es crítico al momento de enjuiciar su actuar y se justifica por situaciones anteriores que involucran a la familia de la víctima”. Añade que “a pesar de señalar arrepentimiento, presenta dificultad en identificar los perjuicios causados”.
Como respuesta a esta decisión, el imputado buscó asesoría legal y presentó un recurso de amparo. La causa fue objeto ayer de alegatos y, en horas de la tarde, se conoció la sentencia -tambiéin unánime- de la tercera sala de la Corte de Apelaciones de Santiago. Allí se indica que no hubo ilegalidad ni arbitrariedad en el dictamen de la Comisión de Libertad Condicional. Para ello, el principal argumento es que “la Comisión no ha excedido el ámbito de sus facultades que importan formarse convicción sobre el buen pronóstico del comportamiento futuro del solicitante en el medio libre”.
FUNDACIÓN
Una vez conocida la sentencia, el director y abogado de la Fundación Amparo y Justicia, Alejandro Espinoza, estimó que “la resolución entrega tranquilidad a la familia de la víctima, quienes podrán continuar con su proceso de reparación, con la certeza de que el agresor cumplirá de forma efectiva su condena”.
“La Fundación seguirá trabajando y haciendo esfuerzos para que un hombre que cometió un crimen de esta magnitud, contra una niña de tan solo cuatro años, cumpla su pena privado de libertad. Se trata de un sujeto con caracteríticas psicopáticas y de pedofilia que no está corregido ni rehabilitado para la vida en sociedad”, añadió.
Un dato relevante es que la Fundación Amparo y Justicia es la entidad que desde un inicio facilitó ayuda legal y social a la familia de esta victima. De hecho, sus abogados se hicieron partecomo oponentes al recurso de de amparo en la Corte de Apelaciones de Santiago, presentando alegatos para el rechazo de esta acción legal. En todo caso, a partir de ayer, comienza a correr plazo legal para que la defensa del condenado, como parte perdedora, presente una probable apelación y lleve el caso ante la Corte Suprema, cuyo fallo sí tiene carácter definitivo.

Hernán Espinoza

Volver