Viernes, 16 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Fallo califica la medida como “arbitraria y antojadiza”

Corte de Talca anuló desahucio de contrato entre hospital y médico querellado por muerte de niña

Se trata del otorrinolaringólogo Francisco Javier Ramírez Cavalla, a quien la familia sindica como presunto responsable, junto al equipo profesional que lo asistió en la operación a las amígdalas de la víctima

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 06 de Octubre 2016

TALCA/CURICÓ.- Un nuevo capítulo se vivió ayer debido a la muerte por paro cardiaco de una menor de apenas cuatro años y dos meses, de nombre Emilia Mella Tolorza, hecho ocurrido el 10 de junio pasado luego que fuera operada de las amígdalas en el Hospital Base de Curicó, lo cual es investigado por la fiscalía local.

Ocurre que  a cinco días del fallecimiento, el director del centro asistencial, doctor Carlos Rojas, resolvió           desahuciar anticipadamente el “convenio de atención cerrada” con el médico otorrinolaringólogo Francisco Javier Ramírez Cavalla, quien estuvo a cargo de la intervención a la niña, junto a un equipo profesional de apoyo.

Dicho convenio estaba vigente desde el 2009, con autorización del Servicio de Salud del Maule (SSM) y renovación automática cada año. Para fundamentar el desahucio, el director del hospital hizo uso de una cláusula que lo permite cuando “la subsistencia de dicho acto sea inconveniente para los intereses del servicio público”.

 

“MERO ARBITRIO”

Fue justamente dicha decisión la que motivó al médico para presentar un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Talca, acción legal que fue acogida por la primera sala. Así lo establece la sentencia anunciada ayer por el tribunal de alzada, donde se deja sin efecto el desahucio “sin perjuicio de los otros derechos”.

La sentencia sostiene que “la resolución de desahucio no contiene imputación alguna que justifique tal decisión”, destacando que recién dos días antes se había ordenado una investigación sumaria y se realizó la denuncia obligatoria a la fiscalía. Por ello puntualiza que “la recurrida actuó en forma arbitraria y antojadiza”.

“No se advierte antecedente alguno que hubiere facultado a la recurrida para actuar en la forma en que lo hizo, por cuanto la redacción de la cláusula del convenio no lo autoriza para actuar discrecionalmente y a su mero arbitrio. Ello, toda vez que la resolución en comento no consigna algún hecho que la justifique”, subraya.

 

“ES UNA MANIOBRA”

Al respecto, la abogada Blanca Rebolledo, quien representó al médico en el recurso de protección, sostuvo que “estimamos que el término del convenio decretado por el hospital de Curicó se hizo de manera arbitraria, con el único objeto de orientar la visión que el doctor tendría algo que ver con la muerte de la menor”.

“Esto obviamente tiene un trasfondo, porque el director del hospital le envió un correo electrónico a la madre de la niña informando del término del convenio. Es una maniobra para una cortina de humo respecto a lo que realmente ocurrió, porque todo pasó en el posoperatorio, cuando el doctor se había ido del hospital”, dijo.

Blanca Rebolledo puso énfasis en que “el doctor declaró como testigo y está aportando todos los antecedentes a la fiscalía, para aclarar que si hay un responsable, tienen que buscarlo después que terminó la operación. El término del convenio se fundamenta en nada, porque no hubo razón legal y tampoco administrativa”.

 

 “Lo quieren vincular”

La abogada Blanca Rebolledo llamó la atención respecto a por qué tanto la familia de la víctima y el propio hospital han apuntado culpas solo contra el doctor Ramírez. “Claramente lo quieren vincular con la muerte de la niña. Y provocó su efecto, porque se han ido en revanchismo contra el doctor, pero no contra el hospital”.

“Y eventualmente por qué no observaron los problemas que ocurrieron en el posoperatorio, donde existen otras personas que deben aportar esos antecedentes”, añadió. En cuanto a la investigación de la fiscalía de Curicó, advirtió que “mi cliente declaró como testigo, pero a la fecha, no existen ningún formalizado”.

Auditoría clínica

Entre los antecedentes que cuenta la fiscalía, se encuentra una auditoría clínica realizada por el doctor Ricardo Telgie. Allí se indica, en la parte conclusiva, que la muerte de la paciente se debió a una “depresión respiratoria por interacción de drogas, y luego, una detección tardía de una hipoxia tisular y del paro cardiaco”.

El informe añade que ambos hechos “condicionarían una falta de respuesta a una reanimación oportuna y adecuada”. La auditoría contiene cinco sugerencias a la dirección del hospital base de Curicó, entre ellas, elaborar un “manual de recuperación de anestesia que acote las condiciones en que cada paciente debe ser monitorizado”.

Querella

El 7 de julio pasado, la madre de la niña fallecida, Stephane Tolorza Meneses, con asesoría del abogado Hermes Figueroa Rojas, presentó una querella ante el Juzgado de Garantía de Curicó contra el doctor Francisco Martínez, así como una anestesista, arsenalera y auxiliar de enfermería, sindicando a todos ellos como supuestos responsables de un cuasidelito de homicidio por negligencia médica.

Volver

Comentarios