Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Rechaza recurso de nulidad

Corte Suprema confirma pena de presidio para ex administradora del Juzgado de Garantía de Talca

Con esto, se mantiene firme la condena de seis años sobre Alejandra Rojas por el delito de malversación de caudales públicos

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 23 de Julio 2016

TALCA.- La Corte Suprema rechazó el recurso de nulidad interpuesto por la defensa en contra de la sentencia dictada por el Tribunal Oral en lo Penal de Talca, que condenó a Alejandra Rojas Zanelli, ex administradora del Juzgado de Garantía de la ciudad, a la pena de seis años de presidio, en calidad de autora del delito reiterado de malversación de caudales públicos.

En fallo unánime, la Segunda Sala del máximo tribunal -integrada por los ministros Milton Juica, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito, Lamberto Cisternas y el abogado (i) Jean Pierre Matus- descartó infracción de ley en la sentencia recurrida, que condenó a la funcionaria por delitos perpetrados entre 2008 y 2013.

“Que en relación a la causal principal, como ya se expuso, en primer término se arguye la falta de imparcialidad de los juzgadores, lo que se habría manifestado en el tenor de las preguntas dirigidas por ellos a los testigos con el aparente objeto de aclarar sus dudas, pues ellas más bien tendían a reafirmar la tesis de conductas engañosas por parte de la administradora en vez de la falta de cuidado y celo de los jueces al firmar los cheques que ella les presentaba, e igualmente se habría revelado dicha falta de imparcialidad al no dejar expresar a la imputada sus sentimientos en relación a los hechos de autos, lo que sí permitió a una jueza que depuso como testigo.

Al respecto, tal alegación será desestimada ya que el recurrente no probó los hechos que la sostienen, al no introducir ante esta Corte, de conformidad al artículo 359 del Código Procesal Penal, elementos que acrediten el tenor de las preguntas formuladas por los jueces, única forma de poder sopesar si éstas se apartan del carácter aclaratorio que prescribe el artículo 329, inciso 4°, del mismo código, y si pueden ser reveladoras de falta de imparcialidad del juzgador”, sostiene el fallo del máximo tribunal.

 

CARECE DE SUSTANCIALIDAD

La resolución que agrega que “por otra parte, carece de sustancialidad tal alegación si se afirma en el recurso que con tales preguntas los jueces buscaban más bien ‘generar prueba\', en circunstancias que el recurrente expresamente señala que en el juicio no controvirtió los hechos, precisamente en virtud de lo cual los jueces reconocen la atenuante del artículo 11 N° 9 del Código Penal solicitada.

En lo relativo a la interrupción a su relato por la juez presidenta cuando la acusada expresaba sus sentimientos en relación a estos hechos, sin perjuicio que tal circunstancia tampoco fue acreditada, el Ministerio Público señaló en sus alegatos que tal interrupción se produjo luego de haberse extendido la declaración de la acusada por algunos minutos en dicho aspecto, circunstancias que no fueron negadas por el recurrente en su réplica y que, por ende, no permiten concluir que esa detención manifieste de algún modo una predisposición o parcialidad del tribunal, sino sólo el correcto ejercicio de las facultades que el artículo 292 del Código Procesal Penal otorga al juez presidente de la sala en la audiencia del juicio oral para ‘impedir que las alegaciones se desvíen hacia aspectos no pertinentes o inadmisibles, pero sin coartar el ejercicio de la acusación ni el derecho a defensa\', sin que, por lo demás, en la especie pueda estimarse en caso alguno que se incurrió en lo último, esto es, coartar el derecho de defensa, que es el objeto del derecho a declarar que reconoce el artículo 98 del Código Procesal Penal y que el recurso considera infringido –‘Durante todo el procedimiento y en cualquiera de sus etapas el imputado tendrá siempre derecho a prestar declaración, como un medio de defenderse de la imputación que se le dirigiere\'- pues el arbitrio no justifica de qué modo ese testimonio coartado habría conducido a su absolución o a la imposición de una pena de menor cuantía”.

 

Volver

Comentarios