Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Víctimas eran niñas que pasaron por hogares del Sename

Culpables dos imputados por facilitar la prostitución infantil

Juicio oral comenzó la semana pasada y terminó ayer con otros dos acusados absueltos, porque el tribunal estimó que no sabían que las víctimas tenían menos de 18 años.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 16 de Noviembre 2017

TALCA.- Veredicto culpable dictaminaron ayer las juezas que integraron la primera sala del Tribunal Oral de Talca, en contra de dos imputados -un hombre y una mujer- por el delito de facilitación de la prostitución infantil.

Los hechos se remontan al año 2014, cuando la PDI investigó denuncias de niñas en situación de calle que merodean a diario el terminal de buses de Talca, pero que también han pasado por hogares del Servicio Nacional de Menores (Sename) del Maule.

Las pesquisas policiales, coordinadas por la fiscalía, llevaron a establecer que las adolescentes eran contactadas por sujetos que les ofrecían dinero a cambio de favores sexuales, a sabiendas que se trataba de víctimas en condición de grave riesgo social.

 

DUDA RAZONABLE

DE LA EDAD

Así se dio inicio a una investigación coordinada por la fiscalía de Talca y que culminó con la identificación de cuatro imputados, los cuales fueron llevados a juicio en el Tribunal Oral.

Dos de los acusados enfrentaron cargos por obtención de servicios sexuales de niñas mayores de 14 años y menores de 18 años, a cambio de dinero e incluso de otorgar alojamiento a una de las víctimas.

Pero ambos imputados fueron absueltos, según establecieron ayer las juezas, en fallo unánime, por estimar -tal como lo planteó la Defensoría Penal Pública- que no tenían conocimiento que se trataba de menores de edad. Ello, por cuanto incluso una de las niñas dijo tener 20 años.

 

OFRECÍA A SU

PROPIA HERMANA

Pero no ocurrió lo mismo con los otros dos imputados, esto es, un hombre y una mujer. El primero de ellos fue declarado culpable por obtención de servicios sexuales y facilitación de la prostitución infantil, en carácter de reiterado.

A su respecto, el tribunal estableció que dicho acusado no solo pagaba dinero a menores de edad para sostener relaciones sexuales, sino que también las llevaba a un prostíbulo clandestino donde las ofrecía a otros adultos, a cambio de sumas de dinero y pago de una comisión.

Por su parte, la mujer fue declarada culpable también por facilitación de la prostitución, ya que se determinó que llevaba a su hermana menor de edad a prostituirse en el local clandestino, además de contactar a “clientes” e incluso fijar una tarifa en dinero.

 

DETERMINACIÓN

DE LA PENA

Luego de conocer la resolución del tribunal, los dos imputados absueltos hicieron abandono de la sala. Por su parte, los dos imputados culpables se quedaron para la audiencia de determinación de la pena.

Allí, el fiscal jefe de San Javier, Óscar Salgado, exigió condenas de hasta 10 años de cárcel contra el imputado que tenía el prostíbulo clandestino, atendida la reiteración del delito de facilitación de la prostitución infantil.

Y para la mujer, el fiscal Salgado planteó una sanción de presidio, con el beneficio de la libertad vigilada intensiva, atendido que el delito de facilitación de la prostitución estaba agravado por la “habitualidad”. Ello, atendido que para ambos acusados se les reconoció la irreprochable conducta anterior.

 

MEDIDAS DE PROTECCIÓN

En este sentido, Óscar Salgado puso énfasis en la importancia que tiene para el Ministerio Público perseguir estos delitos donde las víctimas son menores en condición de riesgo social y que se encuentran bajo la protección de instituciones como el Sename.

Recordó que el juicio comenzó con la presencia de uno de los fiscales regionales metropolitanos, José Luis Pérez Calaf, quien tiene dedicación preferente para investigar estos delitos. 

Un dato anexo es que el Sename tuvo rol de querellante en la investigación y el juicio, pero el abogado que llegó a la audiencia siempre se sumó a los argumentos de la fiscalía, sin tampoco contar con prueba distinta a los testigos del Ministerio Público.

 

 

Solo dos juezas

Otro hecho llamativo en el juicio oral fue cuando, el lunes pasado, uno de los jueces no pudo continuar en las audiencias porque sufrió una enfermedad, debiendo ser internado en una clínica en Talca. Así, dos juezas quedarán integrando la primera sala.

En términos prácticos, ello significaba que si había opiniones distintas de ambas magistradas, el juicio debía ser anulado “de oficio”. Pero no ocurrió así y el veredictdo de absolución y culpabilidad leído ayer fue de carácter unánime.

 

Hernán Espinoza

 

Volver

Comentarios