Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Ayer concluyó la audiencia de preparación de juicio oral

Defensor de cabecilla de grupo narco puso en duda acusación de secuestro de un carabinero

Abogado, Pablo Ehremberg, sostuvo que “el funcionario policial, por su propia voluntad, llegó al domicilio de mi mandante. Allí ingresó, se sentó y pidió disculpas. Por desgracia, nuestro país es machista”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Noviembre 2016

TALCA.- “Mis representados no tienen ninguna participación en calidad de autores en el delito de secuestro. No existe el tipo penal. Acá existe un carabinero que fue al domicilio de mis defendidos. Allí hostigó y acosó a mi mandante. Y desafortunadamente, se dio cuenta su marido. Eso fue todo, aquí no hubo nada más”.

En estos términos, el abogado, Pablo Ehremberg, rompió ayer su silencio frente a la acusación por secuestro que afecta a tres imputados en un bullado caso criminal, ya que la víctima fue un motorista de la Tercera Comisaría de Carabineros de Talca que se involucró con la esposa del jefe de una banda de traficantes.

Los hechos quedaron al descubierto cuando la PDI y la Fiscalía interceptaron comunicaciones telefónicas, donde los integrantes de una organización criminal hablaban que un carabinero habría recibido una lección tras intentar sobrepasarse con la esposa de José Díaz Espinoza, apodado como “El Bresler”.

 

“NO HUBO RETENCIÓN”

Según la fiscalía, la imputada, Karina Viñals, tomó contacto con el carabinero a raíz de una infracción de tránsito cursada a su hijo, Benjamín Díaz. A los pocos días, por contactos a través de redes sociales, Karina Viñals supuestamente habría invitado al motorista policial a su domicilio, señalando que se encontraba sola.

El carabinero acudió al domicilio sin saber que al interior estaban el esposo de Viñals y su hijo, siendo objeto de una verdadera emboscada que terminó con el motorista policial lesionado y viéndose obligado a pedir perdón en una grabación de teléfono celular. Esa grabación fue la que llegó a manos de la PDI y la Fiscalía de Talca.

Al respecto, la defensa de Díaz, Viñals y del hijo de ambos, sostuvo que “aquí no hubo retención ilegal. El carabinero, por su propia voluntad, llegó al domicilio de mi mandante. Allí ingresó, se sentó y pidió disculpas. Por desgracia, nuestro país es machista. Existió algún tipo de agresión, pero nunca fue un secuestro”.

 

“SE ENTUSIASMÓ”

El abogado defensor también se negó a explicar esta situación como un supuesto “lío amoroso”, al señalar que “para ello habría que entender que ambas partes concurren a actuar, pero aquí nunca existió una intención por parte de mi representada. Jamás ella tuvo el ánimo de tener algún tipo de relación con el carabinero”.

“Acá es el funcionario policial quien se entusiasmó y acosó a mi mandante”, destacó. Al respecto, cabe señalar que Díaz, Viñals y el hijo en común arriesgan cuatro años de presidio por el delito de secuestro, tal como lo exigió la Fiscalía en su acusación, luego de terminar la investigación y pasar a la preparación de juicio.

Otro aspecto relevante es que del grupo familiar, sólo Karina Viñals se encuentra en libertad, pero igualmente bajo medidas cautelares, ya que Díaz y su hijo permanecen a la fecha en la cárcel de Talca. Ello por cuanto ambos enfrentan cargos criminales por otros dos delitos de tráfico de drogas y asociación ilícita.

Hernán Espinoza

 

Juicios separados

 

En la audiencia de preparación de juicio oral, la jueza, Isabel Salas, del Juzgado de Garantía de Talca, optó por separar la investigación en dos causas: por un lado, el secuestro, donde los imputados son Díaz, Viñals y el hijo de ambos; y por otro lado, el tráfico de drogas, asociación ilícita y tenencia ilegal de armas.

En esta segunda causa, los imputados son el mismo José Díaz, como jefe del grupo narco, junto a su hijo, Benjamín Díaz, además de otros seis imputados. De todo el grupo, junto a padre e hijo, otros tres detenidos también permanecen en prisión preventiva, por constituir un peligro para la seguridad de la sociedad.

Al respecto, el fiscal a cargo de la investigación, Francisco Soto, explicó que “se dictaron dos autos de apertura. Además, respecto al menor se reabrió la investigación hasta el 30 de noviembre. Ahora separar los juicios es una falta de economía procesal. Esperamos que sea posible unificar los casos y realizar un solo juicio”.

 

Volver

Comentarios