Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
La víctima tiene apenas 17 años

Delincuente asaltó y abusó de una menor arriba de un bus entre Santiago y Linares

El propio auxiliar de la máquina de pasajeros logró retener al peligroso antisocial y entregarlo a personal de Carabineros en Talca. El sujeto registra diez condenas y ayer quedó en prisión preventiva

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 05 de Septiembre 2017

TALCA.- “Solo quiero que se haga justicia. Y que sujetos como éste no vuelvan a salir de la cárcel. Mi hija está muy afectada y temerosa de salir a la calle. Me siento muy mal por lo que pasó, pero algo tranquilo ahora que quedó en la cárcel. Vamos a pedir ayuda legal y nos vamos a querellar para que reciba la máxima condena”.

En estos términos reaccionó ayer el padre de una niña de 17 años luego de asistir a la audiencia en el Juzgado de Garantía de Talca donde un peligroso delincuente, de nombre Jonathan Alejandro Melo Cumian, fue objeto de cargos criminales por tres delitos de robo con intimidación, abuso sexual a menor de edad y daños.

La víctima fue justamente su propia hija, en momentos en que ella viajaba sola en un bus de la línea Los Libertadores, específicamente, en uno de los asientos de la primera fila del segundo piso de la máquina de pasajeros. Los hechos comenzaron después que el bus pasó el peaje de Río Claro y culminaron en el terminal de Talca.

 

DRAMÁTICO

TESTIMONIO

En audiencia ante el Juzgado de Garantía de Talca, el fiscal jefe de esta ciudad, Héctor de la Fuente, hizo lectura íntegra de la dramática declaración de la víctima. Allí la niña relató que el autor de los delitos también se subió al bus en Santiago, ocupando un asiento de la primera fila, pero al otro lado del pasillo.

Agregó que el sujeto primero le hizo unas preguntas como para entablar amistad, entre ellas, cuál era su destino. Pero que ella lo percibió como “flaite” y optó por hacerse la dormida y escuchar música con su teléfono celular. Pero las cosas cambiaron cuando ya era de madrugada y el bus atravesó el peaje de Río Claro.

Allí sorpresivamente el mismo sujeto -aprovechando que el bus venía con las luces apagadas- se sentó al lado de la niña, para luego encararla y, de manera amenazadora, decirle que la apuñalaría con un cuchillo si no le entregaba su teléfono celular. Pero no contento con ello, el mismo sujeto comenzó a abusar de la menor.

 

“CÁLLATE Y NO GRITES”

La niña relató a la policía que el delincuente la comenzó a manosear desde la cintura para arriba, obligándola incluso a subirse la polera. En todo momento, el sujeto le exigía que no llorara, que se quedara callada y que no llamara la atención de otros pasajeros, aunque en el segundo piso del bus viajaban muy pocas personas.

Pero después de llegar al terminal de Talca y cuando la máquina se aprestaba a salir con destino a Linares, la menor le pidió auxilio a gritos al auxiliar del bus, quien subió a chequear cuantos pasajeros quedaban en el segundo piso. El testigo increpó al delincuente, quien lanzó el teléfono de la menor sobre uno de los asientos.

El auxiliar le impidió el paso al sujeto y ambos comenzaron a forcejar, momento en que el bus paró justo frente a un radiopatrulla de la Tenencia Talca Oriente, cuyos carabineros detuvieron al antisocial y auxiliaron a la víctima. Un dato anexo es que el imputado registra 10 condenas y el 2012 salió por última vez de la cárcel.

 

Hernán Espinoza

  Rotura de vidrio

 

El tercer delito de daños imputado por la Fiscalía al detenido se explica porque cuando fue trasladado por los carabineros al hospital de Talca, el sujeto rompió un vidrio de un metro y medio en el box en que fue atenido para constatar posibles lesiones. Ello, aparentemente, para justificar que había sido golpeado por los policías.  Plazo de la investigación

 

Junto con decretar la medida cautelar de prisión preventiva contra el imputado, por estimar que su liberad constituye un peligro para la seguridad de la sociedad, el juez, Humberto Paiva, estableció un plazo de dos meses para el cierre de la investigación, tal como lo pidió la abogada de turno de la Defensoría Penal Pública.

Volver

Comentarios