Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
La víctima viajaba a plena luz del día desde el colegio a su casa

Delincuente con 17 condenas abusó de niña escolar de 13 años a bordo de un microbús

Madre de la menor se manifestó consternada por los graves hechos y exigió justicia. A petición de la fiscalía, se decretó prisión preventiva contra el imputado

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 05 de Septiembre 2018

TALCA.- “Quiero que se haga justicia y que este sujeto pague por lo que hizo. Una persona así, con esas condenas, no puede andar en la calle. Hoy (ayer) mi hija me dijo que no quería salir al colegio, que quiere que le manden las pruebas para la casa. ¿Cómo le explico a una niña de 13 años que hay gente que está enferma? Porque a mí no me cabe en la cabeza que alguien adulto le pueda hacer daño a una niña”.


En estos términos y con con los ojos llenos de lágrimas, una joven madre recordó los graves hechos que afectaron a su hija, estudiante de séptimo año básico en un colegio ubicado en la comuna de Maule. Se trata de un caso criminal de connotación sexual ocurrido en la tarde del lunes, cuando la víctima viajaba en microbús hacia su hogar, tras salir de clases.
“Cuando mi hija llegó a la casa, yo sentí que algo le había pasado, porque estaba muy callada y ella es una niña muy alegre. Le pregunté y me contó que un sujeto que estaba curado y que venía en la micro, se aprovechó que ella estaba de pie y le había metido la mano por debajo del jamper de colegio. Que ella trató de moverse, pero que la siguió tocando y que también intentó mirarla por debajo de la falda”, dijo.

 

“CARABINEROS SE PORTÓ UN SIETE”
La madre de la niña subrayó que “yo me enojé, como lo haría cualquier mamá. Le dije a mi hija que saliéramos a buscarlo, porque el tipo se había bajado de la micro cerca de la casa. Ahí llamé a mi esposo y mientras él venía, le hablé a un niño del colegio que había visto todo. Él me ayudó a reconocerlo, cuando lo encontramos botado en el suelo -supuestamente dormido- en una cancha de fútbol de otro barrio”.
“El tipo trató de tirar manotones. Pero lo rodearon otros vecinos y lo entregamos a los carabineros. Cuando lo detuvieron, a la distancia mi hija lo identificó. Carabineros se portó un siete. Ellos nos pretaron toda la ayuda necesaria y la contención emocional para mi hija y nuestra familia. Nos dieron mucho apoyo. Son dos niños del colegio los que vieron todo y ellos declararon”, agregó.
El imputado, de nombre Alejandro Alexis Díaz Pino, de 53 años, fue trasladado por personal de la Tenencia de Carabineros de Maule al Juzgado de Garantía de Talca. Alli el fiscal, José Luis Gonzalez, presentó cargos por abuso sexual infantil con contacto. Luego, exigió la medida cautelar de prisión preventiva, atendida la gravedad del delito -sancionado con pena de crimen- y que el imputado registra 17 condenas previas

 

HISTORIAL DELICTIVO
Según el extracto de filiación de Díaz Pino, la primera sanción en su contra se remonta al 1985 y la última fue del 2014. Entre ellas, destacan tres condenas por robos: una a cinco años y un día de cárcel el 1992; otra a 8 años de cárcel el 2003; y la última a 3 años y un día de cárcel el 2014. La prisión preventiva fue concedida por el juez, Víctor Rojas, quien -además- limitó en 60 dias el plazo de la investigación.
Luego de la audiencia, el fiscal González comentó que “el imputado se aprovechó que la niña venía con jumper de colegio para manosearla, sabiendo que era escolar y que, por lo tanto, tenía corta edad. Además, no fue un acto casual, porque las tocaciones fueron reiteradas y cada vez más graves. Incluso la niña trató de evadirlo, pero él la seguía tocando”.
“Esto lo hizo varias veces. Incluso dos compañeros de colegio de la niña vieron todo esto, pero el sujeto los miró y los insultó, lo cual los asustó y no se atrevieron a hacer nada. Luego que el sujeto se baja de la micro, la niña llegó a casa y le dijo a su madre. Fue la madre quien contactó a los niños para que reconocieran al imputado”, añadió.
El fiscal subrayó que “este caso no es solo grave por el delito, sino porque el imputado es un peligro para la sociedad, para la víctima y los testigos. También existe peligro de fuga por las condenas previas. Con estos tres argumentos, el tribunal aceptó la medida cautelar”.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios