Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Pagó 300 mil pesos como caución económica

Delincuente que amenazó a PDI estaba libre bajo fianza

Jorge Eliseo Molina Astudillo tiene pendiente dos juicios: uno por robo con fuerza y otro por portar elementos para cometer estos mismos delitos

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 30 de Marzo 2018

TALCA.- El 8 de marzo pasado había sido la última vez que Jorge Eliseo Molina Astudillo, de 32 años, enfrentó a la justicia. En aquella ocasión, era buscado porque tenía pendiente un juicio abreviado por un delito de portar elementos para cometer robos, audiencia que está programada para el 24 de mayo próximo en el Juzgado de Garantía de Talca.
En aquella ocasión, la fiscalía exigió que Molina Astudillo esperara el juicio en prisión preventiva, por cuanto registra otra causa pendiente por un delito de robo con fuerza, donde arriesga tres años de presidio menor y que está programado para el 30 de abril en el mismo tribunal.
Aunque la jueza, Isabel Salas, decretó esa medida cautelar, luego accedió a la solicitud de la Defensoría Penal Pública y fijó un monto de 300 mil pesos como caución económica. Al día siguiente, esto es, el 9 de marzo, familiares del imputado depositaron esa suma de dinero en la cuenta corriente del tribunal.

CAÑÓN RECORTADO
Así Molina Astudillo recuperó su libertad bajo fianza. Pero no le duró mucho, porque en la mañana del miércoles, se atrevió a amenazar con un arma de fuego a detectives de la PDI, tras asomarse a la ventana de un inmueble ubicado en el pasaje 18 y Media Norte, entre 1 y 2 Oriente, en la Población Padre Hurtado, en el barrio norte de Talca.
Con esta acción, el imputado trató de proteger a otro antisocial que escapaba de los policías de la Brigada de Homicidios (BH) a bordo de una motocicleta. De hecho, este individuo logró darse a la fuga, saltando a los patios de las casas de la población.
Pero no ocurrió lo mismo con Molina Astudillo, quien fue detenido con el arma que utilizó para repeler a los detectives. Se trataba de una escopeta calibre 12, cargada con 5 municiones y que, además, tenía el cañon recortado de manera artesanal, todo con el objetivo de causar mayor daño al momento de disparar.
En audiencia judicial, Molina Astudillo fue sindicado por amenazas y porte ilegal de un arma de fuego, quedando esta vez en prisón preventiva, por constituir un peligro para la seguridad de la sociedad, ya que se trata ded la tercera causa judicial que suma en su contra por delitos de alta connotación social.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios