Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Una de las víctimas, incluso, se fue de la casa a vivir con un pololo

Detenido abusaba hace años de sus dos hijastras con amenazas y engaños

Autor de las agresiones fue detenido por la PDI e imputado por tres delitos, quedando en prisión preventiva en la cárcel de Talca por orden judicial. La investigación de la fiscalía se prolongará por cuatro meses

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Noviembre 2017

TALCA.- “Él me decía que esto era un secreto y que no le contara a nadie. Yo muchas veces lo saqué de mi pieza, pero siempre volvía en la noche. Una vez cuando me llevaba al colegio me ofreció ir al cerro a fumar marihuana, pero yo le dije que no. Ahí se enojó y me dijo que yo no lo iba a hacer con nadie más porque era suya”.

En estos términos declaró una de las dos víctimas de un grave caso criminal de connotación sexual que quedó al descubierto el lunes pasado, cuando la madre de las niñas acudió hasta la PDI para denunciar los hechos, dando inicio a una investigación coordinada por al fiscalía que terminó con la detención del imputado y su entrega ayer al Juzgado de Garantía.

Allí fue sindicado por la fiscalía como autor de tres delitos de abuso sexual, todos reiterados y agravados por la condición de padrastro del detenido, esto es, con el deber de cuidado sobre las niñas. Así dicho sujeto quedó en prisión preventiva en la cárcel de Talca por constituir un peligro para la seguridad de la sociedad, mientras el plazo de la investigación se fijó en cuatro meses.

 

HISTORIAL DE AGRESIONES

Al momento de formalizar la investigación, el fiscal, Paulo Rodríguez, leyó las declaraciones de las víctimas en la audiencia judicial. Allí las denunciantes relataron un verdadero historial de abusos, engaños y amenazas de parte del imputado. La víctima de mayor edad -nacida el año 1996- dijo que incluso se vio obligada a abandonar la casa de su familia e irse a vivir con un pololo.

Agregó que desde que tenía apenas cinco años que el imputado la agredía sexualmente, entrando en las noches a su pieza y tocándola bajo y sobre las tapas, además de perpetrar otros aberrantes actos e incluso obligarla a mirar videos de pornografía, todo mientras su madre salía de la casa. Incluso una vez el sujeto le pegó ya que no lo dejaba tocarla y le dijo a su conviviente que era porque la niña se había puesto supuestamente “atrevida”.

Esta joven explicó a la PDI que el detenido la “celaba” porque ella salía con un pololo, diciéndole que él le iba a “enseñar” lo que tenía que hacer con los hombres o si no la iban a “engañar”. Pero cuando ella se negaba, la dejada castigada y encerrada en la casa, para después retomar los ataques sexuales durante la noche.

 

TRES VECES POR SEMANA

La segunda víctima -nacida el daño 2000- y hermana menor de la primera joven, sostuvo ante la policía que el imptuado la comenzó a manosear cuando tenía 15 años. Para ello, también se metía a su pieza, siempre de noche y con la supuesta intención de cerrar la ventana. Esta niña explicó que ella lo rechazaba, pero que el padrastro le insistía e incluso la obligaba a mirarlo cuando perpetraba los delitos.

La menor dijo que estos episodios ocurrían hasta tres veces por semana. También explicó que en una ocasión, el sujeto trató de sobrepasarse aún más con ella, pero que después no insistió porque le dio miedo que su conviviente lo viera. Añadió que nunca le dijo a su madre por temor a que se concretaran las amenazas.

La mujer también fue interrogada por la PDI, momento en que confirmó que el sujeto se mostraba demasiado preocupado por el desarrollo sexual de sus hijas, al punto que les preguntaba cosas frente a ella, lo cual le causaba indignación. También sostuvo que a veces no las dejaba salir porque decía que así iban a aprender lo que era la vida.

Una vez terminada la audiencia judicial, el fiscal Rodríguez explicó que la causa quedará radicada en manos del también fiscal, Pedro Salgado, con especialización para investigar delitos sexuales. Precisó que la PDI también le tomó declaracion al pololo de una de las jóvenes y que, además, los relatos de las víctimas incluyeron detalles de gran realismo, lo cual impresionó también al juez, Américo Castro.

 

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios