Domingo, 18 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Aparentemente iban a realizar un “portonazo” a local comercial de San Clemente

Escandaloso: dos internos salen desde unidad penal en furgón de Gendarmería

Los graves hechos se registraron en el Centro de Educación y Trabajo (CET) cuando estaba de guardia una pareja de gendarmes. Director regional anunció que fueron alejados temporalmente de sus funciones y la fiscalía ordenó diligencias a la PDI

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 14 de Diciembre 2017

TALCA.- “Para mí, claramente querían entrar al local para robar. Porque que alguien venga a a las tres de la madrugada a una casa a pedir algo, es porque son conocidos. Y yo no los he visto nunca. Uno de ellos se bajó del vehículo y se fue directamente a tratar de abrir el portón del local. Creo que ellos querían echar el portón abajo, cargar la camioneta e irse. Esa es mi hipótesis”.
En estos términos, el comerciante Hugo Ayala, dueño del minimarket “El Aromo”, ubicado junto a su vivienda particular en la villa San Luis, en la comuna de San Clemente, interpretó el peligroso incidente que le tocó vivir en la madrugada del lunes pasado, cuando dos sujetos llegaron hasta su casa en vehículo, uno de ellos revisó el portón y alumbró al interior con su teléfono, para luego retirarse ambos al constatar que habían cámaras y alarmas.
Lo más extraño y preocupante es que no se trataba de cualquier vehículo, sino de un furgón de carga tipo tres cuartos, que en ambas puertas tenía en logotipo institucional de Gendarmería de Chile. Y sus ocupantes tampoco eran funcionarios civiles o gendarmes, sino que dos internos que cumplen condena en el Centro de Educación y Trabajo (CET), en la ruta que conecta las comunas de Talca y San Clemente.

 

“QUE ME DEN
DISCULPAS PÚBLICAS”
Hugo Ayala manifestó ayer que no sabía que el móvil en el cual viajaran los sospechosos era de propiedad de Gendarmería y mucho menos, que los sujetos eran dos reos. Por ello, exigió una disculpa pública de dicha institución y que se adopten medidas para que estas situaciones no se vuelvan a repetir.
“Yo instalé las cámaras por los numerosos robos y asaltos que han afectado mi local. El último fue hace dos años, cuando me robaron la caja registradora y nunca tuve una respuesta de la justicia. Por ello, me siento vulnerado y ahora más preocupado, cuando se confirmó que el vehículo era de Gendarmería. Yo pido que me den disculpas públicas. Si bien no me robaron nada, me quitaron la tranquilidad de mi familia”, dijo.
La víctima relató que el martes acudió a su local una patrulla de la PDI de Talca, con quienes realizó una extensa declaración y les entregó copia de las imágenes de las cámaras de seguridad, donde se observa la secuencia de hechos y la presencia del furgón de Gendarmería.

 

MEDIDAS INMEDIATAS
Al respecto, el director regional de Gendarmería, coronel Alejandro Fuentes, lamentó los hechos y anunció una severa investigación, así como medidas inmediatas consistentes en la apertura de un sumario interno, denuncia a la fiscalía y el alejamiento de sus funciones de la pareja de gendarmes primeros, que estaban de guardia en el CET el día de los hechos.
“Nuestros mecanismos internos nos permitieron establecer que en la noche del domingo para lunes, se autorizó de manera no habitual la salida de un vehículo del servicio en el CET en labores no propias. Hubo falta de control en los protocolos de vigilancia por parte del personal”. indicó.
El coronel subrayó que “el CET no es una cárcel propiamente tal, sino una unidad penal donde los internos están por su buena conducta. Se dio cuenta al Ministerio Público por un probable delito funcionario, además de un sumario administrativo y también se constituyó la unidad de asuntos internos de Gendarmería de Santiago”.

 

“una abolladura”
Consultado derechamente si los funcionarios involucrados se encontraban supuestamente en estado de ebriedad al momento de la salida del furgón desde la unidad penal, el director regional de Gendarmería explicó que “estaban en una situación que no pudieron explicar o justificar -de manera clara y precisa- las razones y circunstancias en que el vehículo tenía más kilometraje que lo que decía en la bitácora y también presentaba una abolladura en su chasis”.
“El personal fue separado de su servicio a objeto que se pueda seguir indagando para esclarecer la situación. Lo que podemos decir es que no estaban en condiciones que permitieran aclarar de manera fehaciente la situación que había ocurrido”, sostuvo.
Y respecto a los internos del CET involucrados en los hechos, el coronel indicó que “hay una persona que al haberse acreditado una conducta infraccional, fue derivado al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Talca, que es su unidad de origen. Existen antecedentes fundados que tuvo participación en estos hechos”.
La autoridad puso énfasis en que “estos son hechos graves que no los justificamos ni los amparamos. Nuestra doctrina institucional los rechaza. Por ello, aplicamos las medidas administrativas y damos cuenta a las instancias que corresponden para que todo se investigue y se aclare”.

 

HABLA LA FISCALÍA
Al respecto, el fiscal jefe de Talca, Héctor de la Fuente, confirmó que dicha institución recibió una denuncia de Gendarmería y que se instruyeron diligencias inmediatas a la Brigada Investigadora de Robos (Biro) de la PDI de Talca, con la finalidad de interrogar a los gendarmes involucrados -en calidad de imputados- y a dos internos del CET.
“Se está investigando un robo en el que, presumiblemente, tuvo participación un vehículo institucional. La persona afectada fue citada y prestó declaración ante los detectives. Se está corroborando la veracidad de esas y otras declaraciones. Todavía no tenemos el informe de la PDI, pero podemos hablar de algún tipo de delito funcionario y la posibilidad o no que se haya intentado materializar un robo”, afirmó.
El fiscal precisó que “esto comenzó por fotografías subidas a redes sociales. El análisis de esos videos tiene que ser contrastado con las declaraciones prestadas, donde en principio, pareciera ser que hay algún grado de discrepancia. Hay versiones de los conductores y de quien vio que se manipuló el portón de su casa. Ahí aparecen algunas diferencias”.
En cuanto a si tanto los gendarmes que estaban de turno y los internos que sacan el furgón institucional se encontaban en estado de ebriedad, el fiscal explicó que “como la denuncia se hizo después de varias horas, ciertamente ya no era pesquisable la ingesta alcohólica”.
Añadió que la denuncia de Gendarmería se realizó al mediodía del martes pasado, siendo gestionadas las primeras diligencias por el fiscal de turno, Ángel Ávila, con especialidad para investigar delitos violentos de alta connotación social.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios