Martes, 25 de Junio de 2019
Está acusado por microtráfico de fármacos

Ex gendarme dijo que el juicio en su contra es un complot

Testigo confirmó que un interno le confesó que el imputado le había vendido pastillas de clonazepam. Imputado arriesga cinco años y un día de presidio mayor en grado mínimo

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 17 de Mayo 2016

TALCA.- “A mí no me decían suboficial. Me decían el ‘huaso Monsalve\' y yo no me sentía cohibido. Al contrario, me sentía orgulloso. Yo no participaba en tomateras en el río o en fiestas en las casas, porque conocía a mis colegas. Yo fui diferente a todos. Esto fue el ‘pago de Chile\'. Hasta mis jefes me tenían buena”.

En estos términos, José Monsalve, ex suboficial de Gendarmería que trabajó 17 años en la cárcel de Talca, se defendió ayer al declarar voluntariamente en el primer día de audiencias del juicio en su contra como autor del grave delito de tráfico de drogas, luego que un reo lo sindicara como vendedor de fármacos.

Los hechos ocurrieron el 30 de agosto de 2014, cuando Monsalve fue detenido y expulsado de la propia institución, estando incluso un mes en prisión preventiva. La acusación de la fiscalía exige la sanción de cinco años y un día de cárcel efectiva, bajo la agravante de que el delito ocurrió al interior de una unidad penal.

 

“EL SUBOFICIAL

SE LO VENDIÓ”

En su declaración, Monsalve desmintió haberle vendido los remedios al reo denunciante e incluso afirmó que los medicamentos descubiertos en su casillero eran por receta médica.  Subrayó que “todo eso estaba en conocimiento de mi jefatura. Yo sufría de hipertensión severa y me encontraba bajo tratamiento”.

Como primer testigo, el fiscal, Francisco Soto, presentó al teniente de Gendarmería Omar Ceroni. El funcionario confirmó haber escuchado al reo denunciante cuando declaró que quien le había vendido los fármacos era el suboficial Monsalve. Incluso, dijo que el imputado llamó al interno y que se reunieron a solas.

“Esa entrevista fue de cinco a diez minutos. A posterior, le realicé el registro corporal al interno. En una bolsa, traía una botella de jugo y otra de aceite. Y entre su vestimenta, se desprende una tira de fármacos clonazepam. Al ser consultado, me responde en forma espontánea que el suboficial Monsalve se lo vendió en 9 mil pesos”, dijo.

Volver