Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Hoy terminará formalización de la Operación Hermandad

Fiscalía ratificó que baleo a dos carabineros de la SIP fue por error de pistoleros de cabecilla narco

En el noveno día de audiencias consecutivas, se revelaron nuevos antecedentes respecto a la agresión a dos agentes de la SIP. Se espera que ahora comiencen alegatos de las defensas públicas y privadas

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 05 de Junio 2017

TALCA.- “¿Cómo no se dieron cuenta que eran pacos? ¿Qué eran los civiles?”. Con estas palabras reaccionó Pamela Loyola, cabecilla de uno de los grupos narcos desbaratados por la PDI en la Operación Hermandad, cuando descubrió que sus pistoleros por error habían baleado a dos carabineros de la Cuarta Comisaría de Talca.

Así quedó al descubierto ayer cuando los fiscales, Francisco Soto y Ángel Ávila, revelaron los antecedentes probatorios que acreditaron la participación de tres imputados en el incidente registrado en la noche del 18 de junio pasado, en la esquina de las calles 19 Norte A con 3 Oriente, en la Población Padre Hurtado.

Allí, dos menores de edad y uno de los hijos de Pamela Loyola, jefe de una de las bandas narco que se disputaban territorio con la banda de Gabriel Gutiérrez, alias “El Morocho”, le dispararon con escopetas a un vehículo de la SIP de Carabineros. Producto de la agresión, dos policías resultaron con lesiones por proyectiles balísticos.

 

DROGAS Y CELOS

Los fiscales explicaron que ambos carabineros estaban investigando un robo ocurrido  ese día en la Villa Bicentenario, por lo cual, decidieron recorrer el barrio norte. Todo ello, añadieron, sin saber que en esos momentos dos menores de edad, pistoleros de Pamela Loyola, se aprestaban a repeler una posible agresión.

Ello por cuanto el grupo más cercano a Pamela Loyola había anticipado que otro traficante, apodado “El Leonel”, supuestamente iría a “cuetear” -esto es, balear- la casa de esta mujer. La acción se explicaría por disputas por la venta de un kilo de droga y por un aparente conflicto sentimental con una de las hijas de Pamela Loyola.

Pero cuando los dos menores esperaron el automóvil de “El Leonel” en el estrecho pasaje de la calle 19 Norte A, los que en realidad llegaron fueron los dos carabineros de la SIP. El impacto fue de tal envergadura para el grupo narco que, al día siguiente, Pamela Loyola les ordenó salir de Talca, así como ocultar la droga y las armas de fuego.

 

LO QUE VIENE

Así uno de los menores coimputados en la misma investigación recibió una recompensa de 100 mil pesos por esconder las dos escopetas utilizadas en la agresión, ambas incautadas por la PDI cuando allanó el domicilio de dicho adolescente y su familia, que además era utilizado como “caleta” para ocultar las drogas del grupo narco.

En términos prácticos, los fiscales Soto y Ávila se abocaron ayer a fundamentar la formalización de este episodio de la investigación, pero no lograron terminar de exponer todos los antecedentes al juez, Víctor Rojas, en gran medida, debido a las numerosas interceptaciones telefónicas reunidas por los detectives de la PDI

El juez debió interrumpir a los fiscales y disponer que hoy sigan fundamentando la prisión preventiva. Una vez que ambos terminen, lo que se espera ocurra al mediodía, será el turno de las defensas de los imputados. Estos alegatos se podrían prolongar hasta el martes, por lo cual, el miércoles existiría una resolución judicial.

 

 

Alegatos de las defensas

Respecto a las defensas, se trata de siete abogados

-dos privados y cinco de la Defensoría Penal Pública- que representan a los 35 imputados, aunque en la práctica, solo 26 siguen detenidos, ya que los restantes fueron reformalizados por delitos menores y se decretaron medidas cautelares alternativas a la prisión preventiva.

En cuanto al orden de exposiciones, se espera que hoy comience la abogada, Silvia Carreño, de la Defensoría Penal Pública de Talca; y que el cierre -probablemente para el martes próximo- sea para el abogado, Mauricio González, defensor privado de Gabriel Gutiérrez y otros coimputados de la banda de “El Morocho”.

 

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios