Lunes, 24 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Ayer se vivió tercera jornada contra 32 imputados

Fiscalía reveló que una filtración estuvo a punto de frustrar la “Operación Hermandad”

Al profundizar en la forma de operar y los delitos asociados al grupo liderado por Pamela Loyola, se estableció que la mujer cambió sus teléfonos cuando supo que era seguida por la policía

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 30 de Mayo 2017

TALCA.- Con importantes novedades partió ayer la tercera jornada de formalización de la investigación que los fiscales, Francisco Soto y Ángel Ávila, llevan adelante contra un grupo de 32 imputados por asociación ilícita, tráfico de drogas y porte ilegal de armas, quienes conformaban dos peligrosas bandas de narcos.

Según la Fiscalía, los grupos están encabezados por Pamela Loyola y Gabriel Gutiérrez, éste último, alias “El Morocho”, pertenecientes a las poblaciones Padre Hurtado y Las Américas, ambas en el barrio norte de Talca. Por largo tiempo, estas agrupaciones criminales se disputaron territorios a punta de balazos.

La gran sorpresa fue cuando el fiscal Soto -mientras reproducía numerosos audios de interceptaciones telefónicas realizados por la Brigada Antinarcóticos de la PDI de Talca, en el marco de la “Operación Hermandad”- reveló que toda la investigación de siete meses estuvo a punto de frustrarse debido a una filtración.

 

“HERMANOS TAN”

Francisco Soto indicó que “una mujer no identificada le informó a Pamela Loyola la existencia de una investigación en su contra y que existía un informe policial -que tiene carácter de reservado- donde aparecía su nombre y su teléfono celular. Esta información la obtuvo tras revisar una carpeta de investigación”.

“Incluso Pamela Loyola le pidió a esa mujer que le sacara copia a la carpeta. Estamos indagando quien era la persona que tenía esa carpeta en su poder. Creemos que se trataría de una defensora que tuvo acceso a la carpeta, donde otras personas también la leyeron, pero de manera indebida y no autorizada”, añadió.

El fiscal precisó que la carpeta en cuestión apunta a la investigación de la PDI contra la banda de “Los Hermanos Tan”, esto es, otro grupo narco con ramificaciones en Talca y Santiago, donde los detectives incautaron tres kilos de marihuana prensada. “Uno de los hermanos está prófugo y el otro fue detenido hace dos semanas”, dijo.

 

MENORES DE EDAD

El fiscal Soto añadió que esta filtración, denominada jurídicamente como “violación de secreto”, se investigará como una arista de “Operación Hermandad”. “La filtración provocó que Pamela Loyola dejara de utilizar el aparato telefónico que estábamos monitoreando, por lo cual, perdimos las escuchas por un tiempo”, sostuvo.

“Existen muchas escuchas telefónicas que dejan establecido que los menores de edad participaban activamente en guardar droga, recolectar los dineros producto de las ventas, así como en el uso de armas de fuego para amedrentar rivales, todo, para mantener activo este negocio ilícito y continuar operando”, añadió.

En la investigación se identificó a los autores de una agresión a dos carabineros de la SIP de la Cuarta Comisaría de Talca. “Son menores de edad y un adulto que prestaban protección a la casa de Pamela Loyola. El baleo fue por error. Ellos esperaban a un traficante de una banda rival que les había hecho una ‘quitada\' de drogas”, indicó el fiscal.

 

“EXAGERACIÓN”

En contraparte, el abogado, Iván Gómez, defensor particular de Pamela Loyola y sus hijos, todos imputados por asociación ilícita, tráfico de drogas y tenencia de armas y municiones, afirmó que “el gran esfuerzo que tiene que hacer la Fiscalía es convencernos que todo el procedimiento policial fue apegado a la ley”.

“Hasta el minuto, mi impresión es que no se alcanzan los estándares para la pretensión de prisión preventiva que tiene la Fiscalía. Aquí hay familias que se dedicaban a la venta de pequeñas cantidades de drogas. Las familias viven juntas y se dedican a esto juntas. Pero ello no significa que sean un grupo criminal”, sostuvo.

Iván Gómez subrayó que “si hay un punto focal en todo esto, es la exageración con que se ha llevado a cabo este procedimiento”. La formalización de la investigación continuará hoy en la misma sala número cuatro del tribunal, bajo un estricto protocolo de seguridad de personal de la USEP de Gendarmería.

Hernán Espinoza

 

“Poco material probatorio”

 

El abogado, Mauricio González, defensor particular de gran parte del otro grupo de imputados liderado por Gabriel Gutiérrez, apodado “El Morocho”, también cuestionó los antecedentes expuestos por la Fiscalía, señalando que “lo que hemos visto ni siquiera da para una agravante o que exista una asociación ilícita”.

“No entendemos cómo, después de siete meses, la Fiscalía llega con tan poco material probatorio. De hecho, estas audiencias se han extendido en demasía, porque el fiscal no tiene pruebas y debe recurrir a escuchas para probar un delito que no existe. Nosotros vamos a discutir todas las cautelares de prisión preventiva”, dijo.

González sostuvo que “de los seis que represento, entiendo que ni siquiera tienen participación. Hasta el momento hemos escuchado cerca de 50 audios. Nada de eso ha abarcado a este otro supuesto grupo. Creo que se trata de participaciones exclusivamente individuales, no de una agrupación, como lo cree la Fiscalía”.

 

Armas y fármacos

 

El sábado pasado, en el primer día de audiencias, la Fiscalía reveló que solo pediría medidas cautelares alternativas a la prisión preventiva para tres de los 35 imputados, quienes recuperaron de inmediato su libertad, luego de pasar cinco días detenidos en manos de la PDI. Entre ellos estaba la dueña de la “Armería Gidi” ubicada en Talca.

Dicha persona fue formalizada por la fiscalía por infracción a la Ley de Control de Armas. Una segunda persona es una funcionaria del hospital de Talca, sindicada por la Fiscalía como quien hurtaba fármacos del tipo clonazepam y los vendía a los imputados. Ambas imputadas están asociadas al grupo de “El Morocho”.

Volver

Comentarios