Lunes, 10 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Ayer el Tribunal Oral de Talca tuvo que dictar sobreseimiento

Guardia acusado por estupro y abuso sexual se suicidó a la mitad del juicio

El caso criminal se remonta a junio del 2016, cuando Alejandro Antonio Herrera Aravena, de 45 años, fue imputado por agredir a cuatro niños. La fiscalía pidió condena de 80 años de cárcel

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 17 de Enero 2018

TALCA.- “Yo no creo que haya sido la causa final que llevó a mi representado a tomar una decisión de este tipo. Pero cuando la fiscalía pide una pena, tiene que ser de acuerdo a sus fines legales. ¡En este caso se pedían 80 años! ¡Estamos hablando de dos cadenas perpetuas!”.
Con estas palabras, el abogado, Ricardo Herrera, defensor particular del imputado, Alejandro Antonio Herrera Aravena, de 45 años y guardia de seguridad, reflexionó ante la tragedia que familiares de su representado le informaron a primera hora de ayer y que notificó de inmediato al Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Talca.


Allí se discutía -desde el miércoles pasado- una acusación presentada por la fiscalía y el Servicio Nacional de Menores (Sename) en contra de Herrera Aravena, como autor de los graves delitos de estupro y abuso sexual, cuyas víctimas fueron cuatro niños de 12 y 13 años, todos estudiantes de un colegio ubicado en la comuna de Pelarco, donde esta persona realizaba labores de vigilante.

 

AUDIENCIAS
Por estos hechos, las partes acusadoras exigieron cuatro condenas de 20 años de cárcel cada una, por la reiteración de los delitos ocurridos entre 2014 y 2016. Fue precisamente en junio de éste último año cuando la PDI detuvo a Herrera Aravena, dando paso a su formalización y prisión preventiva. La medida cautelar se mantuvo hasta marzo de 2017, cuando se sustituyó por firma tres veces por semana ante Carabineros y arraigo nacional.
En esta condición llegó el imputado al juicio. La fiscal, Carmen Gloria Manríquez, explicó que en estos tres días habían declarado similar número de víctimas, por lo cual, para hoy estaba programado que el último niño entregara su testimonio a los jueces. Pero nada de ello ocurrió, porque la fiscal explicó al tribunal que la PDI había ratificado la muerte por suicidio del acusado. Así solicitó el sobreseimiento temporal de la causa criminal, lo cual fue aceptado por el tribunal.
“La PDI informó que hoy (ayer) al levantarse, el imputado se suicidó. En la casa del acusado trabajó la Brigada de Homicidios (BH) de Talca, quienes aclararon que no hubo intervención de terceras personas. De igual forma, se realizará la autopsia. Al parecer, habría dejado una carta escrita explicando los motivos de su decisión”, sostuvo.

 

DEJÓ UNA CARTA
La fiscal añadió que, al comienzo del juicio, el imputado declaró voluntariamente ejerciendo su derecho a defensa, confesando su participación. También recordó que “desde el primer día había reconocido los hechos, por lo cual, se le reconoció esa circunstancia atenuante de responsabilidad penal”.
Dicho antecedente fue confirmado por el abogado, Ricardo Herrera. “La fiscal me dijo que el imputado dejó una carta, donde pide perdón a los menores. Ya lo había manifestado al inicio del juicio. Siempre colaboró desde el primer día”, señaló el defensor particular.
“Él siempre manifestó que esto habría sido consentido y en su carta lo reitera. Es una situación sumamente lamentable, porque terminar con la muerte de una persona no es lo que persigue el procedimiento penal”, añadió. La fiscal Manríquez, por su parte, se excusó de comentar esa reflexión de la defensa.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios