Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Tribunal dicta prisión preventiva

Imputado por homicidio en “Alto Pangue” presenta un antecedente por el mismo delito

El crimen sangriento terminó con un baile organizado por el centro de apoderados de la escuela “Alto Pangue” en San Rafael. La víctima y el victimario residían en dicha comuna.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Octubre 2017

TALCA.- A una pena de 10 años en adelante arriesga Sergio Aquiles Bravo, apodado “El Checho”, acusado por el homicidio de Humberto Misael Varas, registrado la madrugada del domingo durante la celebración de un baile en la escuela “Alto Pangue”, en San Rafael. Entretanto y durante el desarrollo de la investigación, el imputado quedó privado de libertad, según lo definido ayer lunes por Tribunal.

A la solicitud de privativa de libertad, el Ministerio Público anexó un antecedente delictual de Bravo, quien hace diez años habría sido acusado por otro homicidio. “Todas las penas de crimen en nuestra legislación, valen decir cinco años y un día, implican el cumplimiento efectivo, así que él debe necesariamente cumplirlo en la cárcel. Además, la forma como acometió a la víctima fue un ataque certero en el corazón. Había cometido un ilícito de la misma naturaleza hace menos de diez años atrás con las mismas características y a las mismas implicancias”, explicó la fiscal de turno, Carmen Gloria Manríquez.

 

MÓVIL DEL CRIMEN

Durante la audiencia, el testimonio del imputado presentado por el Ministerio Público, da cuenta de un posible giro en el móvil del crimen. Lo que en principio se definió como viejas rencillas, más bien podría tratarse de un conflicto pasional, según las declaraciones de Bravo.

En su declaración, el imputado también acusa al hoy occiso de haber iniciado el ataque con un arma blanca. Una situación a la cual, este respondería a modo de defensa. Sobre esta acotación, la fiscal aseguró que “el imputado ya había estado sometido a un proceso penal y tenía claridad. De hecho, cuando yo lo entrevisté me señala que ‘no había alevosía y que esto era legítima defensa\'. Él tenía claridad, como había ya estado involucrado en hechos de similares características, conocía preliminarmente la normativa y él hablaba de una circunstancia atenuante”, señala Manríquez.

La versión de Bravo y la de otros testigos de la fiesta conformarán la investigación sobre los hechos, la que se extenderá a cuatro meses, según lo establecido por los Tribunales. Al proceso judicial se suma una reformalización por petición de la fiscal de turno, fijada para el próximo 16 de noviembre.

 

Wendy Lucena

Volver

Comentarios