Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Familiares piden millonaria indemnización por daño moral

Intensos alegatos por demanda de víctima del tsunami en el camping de Curanipe

Se trata de una de las 45 personas fallecidas tras el terremoto del 27/F en dicha localidad costera. A la fecha, de los cuatro juicios vigentes -incluyendo el Caso Isla Orrego- dos están en la Corte Suprema y el último espera ser visto en la Corte de Talca

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 04 de Noviembre 2017

TALCA.- Nelly Yamilet Cheuquelen Añiñir era el nombre de una joven de 23 años que el 27 de febrero de 2010 se encontraba junto a su pareja disfrutando del verano. Para ello, acompañada por familiares, habían instalado carpas en el camping de Curanipe, un sitio muy requerido por su belleza y cercanía con el mar.

Sin embargo, esa madrugada las cosas fueron distintas. Primero fue el terremoto de 8.8 grados que remeció toda la Región del Maule, especialmente a la zona costera. Y luego de media hora se registró un tsunami de grandes dimensiones, consistente en un verdadero “tren de olas” que arrasó con todo.

En ese contexto, fueron 45 las personas fallecidas en el camping Curanipe, ya que muchas de ellas no sabían lo que debían hacer al momento de sufrir un terremoto y, a su vez, tampoco recibieron alertas para abandonar la costa, por cuanto la zona no contaba con letreros o señalización que recomendara subir a zonas altas.

 

350 MILLONES

Los padres y tres hermanos de Nelly Cheuquelen presentaron una demanda contra el Estado de Chile, acusando falta de servicio y negligencia en la reacción de servicios públicos. Ello, luego que un informe de la PDI acreditara que las instituciones no contaban con la preparación necesaria ante un terremoto y tsunami.

En primera instancia, el Primer Juzgado de Letras de Talca rechazó la demanda de indemnización de perjuicios donde la familia de la víctima exigió 350 millones de pesos por daño moral. Así, el caso civil llegó a la Corte de Apelaciones, donde ayer se realizaron los alegatos ante la primera sala de dicho tribunal de alzada.

Allí se presentaron los abogados, Hugo Martínez, por la parte demandante; y Cristóbal Peña, por el Consejo de Defensa del Estado (CDE). Los alegatos se prolongaron por una hora ante el presidente de la Corte, ministro Moisés Muñoz, el ministro (s), Álvaro Saavedra, y la abogada integrante, Silvia Espinoza.

 

“CASO FORTUITO”

En la ocasión, el abogado demandante solicitó a la Corte que revoque el fallo de primera instancia y acoja la demanda, por cuanto -en su opinión- se acreditó que la víctima y las restantes personas fallecidas no fueron rescatadas a tiempo y tampoco recibieron alertas por parte de funcionarios de instituciones estatales.

Añadió, que ello se refería específicamente a que nadie avisó que tenían que abandonar la zona costera porque venía un tsunami. Por su parte, el abogado del CDE planteó confirmar la sentencia de primera instancia, pero agregando la causal de “caso fortuito” como argumento para rechazar la demanda de la familia de la víctima.

Cristóbal Peña subrayó además que la acción legal en discusión no presentó prueba testimonial o pericial suficiente para acreditar que hubo una directa relación entre el fallecimiento de la víctima y la acción o inacción de entidades públicas. También dijo que el terremoto y el tsunami eran imprevisibles para el Estado.

 

Causas pendientes

Cuatro son los juicios civiles que se tramitan en los Tribunales de Talca con demandas por víctimas del terremoto y tsunami del 27/F. De ellas, dos corresponden al Caso Camping Curanipe y otras dos a víctimas fallecidas en la Isla Orrego. De las primeras, ambas fueron rechazadas en el Primer Juzgado de Letras de esta ciudad.

Y respecto al Caso Isla Orrego fueron acogidas las dos demandas, en la primera instancia judicial. De dichas causas, una fue revocada en la Corte de Apelaciones de Talca y, a la fecha, se encuentra con sentencia pendiente en la Corete Suprema. Allí, en fecha reciente, se llamó a las partes a audiencia de conciliación económica.

Sin embargo, dicha opción legal no prosperó, por cuanto la parte demandante realizó una propuesta de 70 millones como indemnización, esto es, mucho más que los 12 millones otorgados en el Primer Juzgado, lo cual fue rechazado por el CDE. El segundo juicio por el Caso Isla Orrego está para alegatos en la Corte de Talca.

 

Hernán Espinoza

 

Volver

Comentarios