Martes, 13 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Fue imputado por ejercicio ilegal de la profesión de médico

Juzgado dictaminó dos medidas cautelares contra consejero regional

Edgardo Bravo, de profesión enfermero, negó todos los cargos que ayer presentó en su contra la fiscalía de San Javier. Empresario que presentó la querella que originó la investigación sostuvo el municipio de Villa Alegre no tendría interés en aclarar los hechos.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 16 de Junio 2018

SAN JAVIER.- “Yo nunca receté medicamentos. Lo que hice fue transcribir recetas, siempre con autorización de la dirección comunal de salud y de un químico farmacéutico. Lo que hacía era transcribir lo que un médico había indicado para el mismo paciente. Eso lo puede hacer cualquier técnico en salud”.
Con estas palabras, el consejero regional, Edgardo Bravo, salió al paso de los cargos criminales que la fiscalía de San Javier presentó ayer en su contra en audiencia ante el Juzgado de Garantía de dicha comuna. Se trata del delito de ejercicio ilegal de la profesión de médico, en grado de reiterado y también consumado.
Así lo planteó el fiscal, Patricio Caroca, quien solicitó dos medidas cautelares al juez, Alejandro Sumonte. Luego de escuchar a la parte querellante y a la defensa particular del imputado, el tribunal dictaminó la firma mensual del imputado y arraigo nacional, además de fijar en 90 días el plazo de cierre de la investigación.


DIAGNÓSTICO Y MEDICAMENTOS
En la audiencia, el fiscal sostuvo que bajo su profesión de enfermero, Bravo se desempeña en el centro de salud familiar de Villa Alegre y, desde 1984, como subdirector comunal de salud. En esa calidad, afirmó que el imputado “formuló diagnósticos clínicos a pacientes que se atendieron en dicho establecimiento de salud”.
Pero no fue lo único, porque el fiscal también dijo que el imputado “prescribió, sin contar con la profesión y la autorización respectiva, una serie de medicamentos a distintos pacientes, utilizando indebidamente el número de cédula de identidad y código interno de un médico que trabaja en el mismo consultorio”.
“Además prescribió recetas en su calidad de enfermero, con su timbre y nombre. Dichos ilícitos quedaron registrados en una serie de fichas clínicas”, agregó. Luego detalló una serie de casos fechados los años 2016 y 2017, sosteniendo que el imputado diagnosticaba pacientes, recetaba medicamentos y derivaba a especialistas.
ELIMINACIÓN
DE RECETAS
Un dato preocupante entregado por el fiscal en la formalización es que, en algunos casos, las prescripciones incluían fármacos de tipo psicotrópicos, es decir, de circulación restringida. También detalló los resultados de un informe de investigación que llevó a cabo la Contraloría Regional del Maule fechado el año 2017.
“Se logró determinar que el imputado, encontrándose en la función de subdirector del departamento de salud, el año 2017 solicitó al personal de su dependencia buscar y eliminar todas las recetas médicas firmadas por él, con el objetivo de ocultar dichos formularios al equipo fiscalizador de la Contraloría Regional”, añadió.
Así se constató la inexistencia de 14 mil recetas médicas emitidas entre septiembre a diciembre del año 2016 que fueron eliminadas por el departamento comunal de salud, sin dejar registros de sus detalles, esto es, autorización para ello o acta donde conste el desglose del nombre del paciente y datos de la ficha médica.

“LO HARÍA DE NUEVO”
Al respecto, una vez terminada la audiencia, el propio consejero afirmó que el caso criminal fue investigado y cerrado en una primera ocasión, pero que luego se reabrió tras la presentación de una querella por parte del empresario hotelero de Villa Alegre, Mauricio Contreras. A ello se sumó un informe de la Contraloría Regional.
“Según ellos, hay documentación que habríamos ocultado, lo cual es falso. Hay firmas de los funcionarios que lo desmienten. Por lo tanto, estoy súper tranquilo y, si me preguntaran, yo lo haría de nuevo. Yo hice todo esto por la gente de Villa Alegre. Cuando indiqué algún medicamento fue bajo el alero y tuición de un médico”, dijo.
El imputado contextualizó los hechos, explicando que “en mi caso, cuando se menciona que habría recetado psicotrópicos, eso no es verdad. Yo solamente transcribí lo que ya estaba recetado por un médico, para que los pacientes no tuvieran que pedir hora. En la farmacia, el médico volvía a colocar su respectiva firma”.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios