Jueves, 20 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos cubiertos con lluvia debil
Fueron detenidos y quedaron en prisión preventiva

Madre e hijo cultivaban y cocinaban “marihuana líquida” que vendían a dos mil pesos el vaso

Aunque la abogada de la Defensoría Penal Pública replicó que era “agüita de yerba”, el juez, Víctor Rojas, coincidió con la fiscalía en que la libertad de ambos imputados es un peligro para la seguridad de la sociedad

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 02 de Abril 2016

TALCA.- “La droga era para mí. Yo sufro de cáncer desde hace cuatro años”. Con estas palabras, Rosalía Iturra Riquelme, de 55 años, trató ayer de justificar sin éxito la gran cantidad de drogas que la Policía de Investigaciones (PDI) incautó en su domicilio y en la vivienda de su hijo, ambas ubicadas en la Villa Francia.

La mujer fue imputada por la fiscal, Carmen Gloria Manríquez, como responsable de los delitos de tráfico de drogas, tenencia de arma artesanal prohibida y de municiones. El hijo de la detenida, de nombre Camilo Cerda Iturra, de 25 años, fue imputado como responsable de los delitos de cultivo artesanal y tráfico de marihuana.

En las casas de los detenidos, en la calle 11 Oriente, entre 25 y 26 Sur, los detectives de la Brigada Antinarcóticos incautaron medio centenar de contenedores de pasta base de cocaína, así como poco más de un kilo de marihuana prensada. A ello se sumó un artefacto adaptado para el cultivo con seis plantas de cannabis sativa.

 

BOTELLAS CON

AGUA VERDE

Pero lo más sorprendente para los policías fue encontrar seis botellas de plástico transparente con un líquido verdoso en su interior. El jefe de la brigada, comisario René Isla, explicó que se trataba de “marihuana líquida”, obtenida luego de cocinar las sumidades floridas y extraer el líquido con el reactivo THC.

El jefe antinarcóticos subrayó que la mujer vendía la “marihuana líquida” a dos mil pesos el vaso, además de también comercializar la cannabis sativa a granel y los “papelillos de pasta base”. Precisó, en este sentido, que la droga adquiere mayor peligrosidad en estado líquido por su rápida absorción en el sistema digestivo.

En todo caso, la lista del decomiso no termina con la droga y el artefacto para su cultivo, ya que la mujer también ocultaba en su domicilio una escopeta de fabricación artesanal. El arma contaba con un disparador, sumado a cerca de 10 cartuchos para escopeta, más otras 33 municiones para armas cortas de fuego.

 

PETICIONES

RECHAZADAS

A todos estos antecedentes de la PDI, la fiscal Manríquez sumó que madre e hijo cuentan con antecedentes penales por delitos de hurto y lesiones. De esta forma, exigió que ambos fueran enviados a prisión preventiva, atendido además la peligrosidad de las drogas incautadas y la alta pena asignada a los delitos imputados.

La abogada, Carolina Villalobos, de la Defensoría Penal Pública, replicó por largos minutos a la fiscal, primero cuestionando la legalidad de la detención, la participación de ambos imputados en los delitos y, finalmente, pidiendo que se expulsara a los medios de comunicación de la sala número cuatro del Juzgado de Garantía.

Pero el juez, Víctor Rojas, no dio lugar a ninguna de ellas y envió a los imputados a la cárcel, fijando el plazo de la investigación en 120 días. Un dato anexo es que la defensora replicó que las botellas con “marihuana líquida” eran “agüita de yerba” y que la imputada la tomaba para un cáncer y diabetes, pero sin exhibir recetas médicas.

Hernán Espinoza

 

Volver

Comentarios