Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
En el Tribunal de Letras del Trabajo de Talca

Partió juicio por demanda de acoso laboral contra abogado y dirigente

Accion legal exige una indemnización por daño moral de 15 millones de pesos. La actual Seremi de Salud desestimó la denuncia, cuya institución está siendo defendida por el CDE

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 14 de Septiembre 2018

TALCA.- “Él efectivamente es dirigente gremial y encargado del área jurídica, pero nosotros averiguamos con la Contraloría, donde nos dijeron que a los dirigentes gremiales no se les podían vulnerar en sus derechos, pero básicamente, era que no se les puede despedir, cambiar de grado o de oficina, así como bajar el sueldo. Nada de eso ocurrió”.
En estos términos, la Seremi de Salud, Marlenne Durán, respondió ayer a la demanda por tutela laboral de derechos fundamentales que presentó el abogado, Héctor Muñoz Díaz, en contra del Fisco de Chile y la Seremi de Salud.
La acción legal se tradujo en un juicio que partió ayer, en el Tribunal de Letras del Trabajo de Talca. Hasta allí llegó el demandante, acompañado por el abogado patrocinante de la demanda, Juan Pablo Rojas, además de testigos ofrecidos en dicha acción legal.

SEIS INCIDENTES
En contraparte, se presentó el también abogado, José Luis Galaz, del Consejo de Defensa del Estado (CDE), entidad que representó a la Seremi de Salud en el juicio. En la demanda, el denunciante exigió una indemnización de 15 millones de pesos por supuesto daño moral.
Para ello, en la acción legal se explica que Héctor Muñoz se desempeña desde el año 2014 como jefe de asesoría jurídica de la Seremi de Salud, añadiendo que en marzo del presente año, fue electo como secretario de la Asociación de Profesionales de la Seremi de Salud del Maule.
Precisa también que “la nueva administración, advirtiendo la eficacia de mi rol como dirigente, comenzó a desplegar una serie de conductas que afectaron mi dignidad como trabajador y como persona”. Luego, enumera seis hechos, entre ellos, que se le quitó el teléfono institucional; que se le redujo la carga de trabajo; el cambio de funciones sin su consentimiento; privación de funciones críticas; supuesta intervención de su computador; y amenaza de un procedimiento de tipo disciplinario.

“MUTUO ACUERDO”
Al respecto, la Seremi contestó que “nosotros solamente le cambiamos la encomendación de funciones, nada más. Entonces, no se le vulneró ningún derecho, porque él siguió recibiendo el mismo sueldo con el mismo grado. Incluso fue conversado con él y dijo que no tenía problemas”.
“Por ello, nos llamó la atención cuando se presentó esta demanda, porque todo fue de mutuo acuerdo. Incluso él nos recomendó a la persona idónea para el cargo. Por esto, estamos tranquilos”, añadió.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios