Martes, 25 de Junio de 2019
Con financiamiento de la municipalidad

PDI de San Javier adquirió nuevo equipamiento táctico

Se trata de ropa especial para realizar operativos en terreno, además de chalecos y cascos antibalísticos

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Octubre 2016

SAN JAVIER.- Un importante avance que se suma a la construcción de su flamante nuevo edificio y al refuerzo en su dotación, logró ayer la Brigada de Investigación Criminal (Bicrim) de San Javier, consistente en la adquisición de equipamiento táctico destinado a proteger la vida de los policías durante operativos.

El material fue expuesto en el salón auditorio de la PDI, ante autoridades policiales y comunales. Se trata de vestuario y calzado especialmente diseñado, además de chalecos y cascos antibalísticos, así como internas LED de gran luminosidad, todo para facilitar la irrupción y el allanamiento de inmuebles por orden judicial.

El equipamiento tuvo un costo de dos millones 100 mil pesos, aportados por la municipalidad de San Javier. Así lo destacó el subprefecto Rafael Guerra, jefe de la Bicrim, al señalar que “se pudo adquirir vestimenta táctica para 20 funcionarios, además de cámaras para filmar los operativos y elementos de seguridad”.

 

SEGURIDAD POLICIAL

El subprefecto agradeció el apoyo entregado por la municipalidad de San Javier, considerando que cada año, la PDI de esta ciudad ha sido beneficiada por una subvención económica, fondos que en años anteriores fueron invertidos en material tecnológico, de seguridad y planificación de la labor policial investigativa.

“Todo esto nos ha permitido desarrollar tareas asociadas y una labor de manera más efectiva”, dijo el jefe de la Bicrim. En la ceremonia estuvo presente el alcalde de San Javier, Pedro Fernández, junto a integrantes del Concejo Municipal, a quienes se les entregó un presente por el constante apoyo a la PDI de esta comuna.

Un aspecto relevante es que el equipamiento otorgará también seguridad a los detectives cuando enfrentan a la delincuencia, en especial, al momento de desbaratar organizaciones de traficantes o irrumpir en recintos cerrados donde los policías pueden sufrir intentos de agresión, especialmente, de delincuentes que porten armamento.

Volver