Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Se trata de una mujer, sus dos hijos y un tercer joven

PDI desbarató clan familiar que vendía tres tipos de drogas en la Villa Las Américas X

Caso criminal de microtráfico y cultivo de marihuana en el barrio norte de Talca, se suma a otros dos focos delictuales similares desbaratados en San Javier y Cauquenes

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 02 de Diciembre 2016

TALCA.- Desde junio del presente año que los detectives de la Brigada Antinarcóticos de la PDI de Talca seguían bajo total secreto a una familia que había transformado su domicilio en la Villa Las Américas X, en el barrio norte de Talca; en un foco de microtráfico donde vendían tres tipos distintos de drogas a adictos.

Se trata de Sonia Ahumada Muñoz, dueña del domicilio ubicado en las calles 6 y Media Oriente con 18 Norte; sus hijos, Alejandra Cancino Ahumada y José Molina Ahumada, maestro enfierrador; y un tercer joven de nombre Jairo Lara Orellana, de oficio auxiliar de buses, según explicaron ayer en el tribunal.

No fue el único caso criminal que desbarató la PDI, ya que en San Javier cayó una mujer  que también vendía drogas en la Villa La Unión, con 32 dosis de marihuana y 193 mil pesos. Y en Cauquenes, la PDI incautó 14 plantas de marihuana en dos cultivos clandestinos, uno de ellos, oculto en una fábrica de ladrillos.

 

MEDIO MILLÓN DE PESOS

Pero el caso de Talca adquiere mayor notoriedad, por cuanto se trataba de toda una familia. Ello, sumado a los antecedentes de la investigación, motivó a la fiscal Carmen Gloria Manríquez, a presentar cargos criminales a todo el grupo por los delitos de tráfico de drogas en pequeñas cantidades y cultivo de marihuana.

Y sumó un tercer delito de tenencia ilegal de municiones contra el imputado José Molina, quien confesó a la PDI que era el dueño de dos proyectiles balísticos incautados en la casa. La fiscal subrayó que la PDI decomisó 121 gramos de tres drogas, esto es, cannabis sativa, cocaína base y clorhidrato de cocaína.

A todo ello se suma la incautación de 583 mil pesos, ocultos en un calcetín y en una caja metálica. Allí hubo un dato clave, por cuanto el agente policial encubierto que le compró droga a la imputada Sonia Ahumada, utilizó un billete previamente marcado que fue descubierto entre el dinero que dicha mujer tenía en la casa.

 

PRISIÓN PREVENTIVA

Al momento de pedir medidas cautelares, la fiscal aclaró que los imputados tienen situaciones judiciales distintas. Así,para Alejandra Cancino solicitó firma mensual y arraigo nacional; y para Jairo Lara firma quincenal y arraigo nacional. Ello por cuanto la primera no tiene prontuario y el segundo registra una condena muy antigua.

No exigió la prisión preventiva para Sonia Ahumada y su hijo José Molina. La fiscal sostuvo que Sonia tiene una condena del 2013 por el mismo delito de microtráfico; y que si bien José no tiene prontuario, ahora enfrenta tres delitos. El abogado Carlos Oyarzún, de la Defensoría Penal Pública, se opuso a la medida cautelar.

Para ello, argumentó que en la casa no había ningún arma de fuego y que no se sabe si las municiones están aptas para el disparo, añadiendo que José Molina no tiene prontuario y que colaboró con la investigación. El juez Américo Castro, del Juzgado de Garantía de Talca, decretó la prisión y fijó en 90 días el plazo de investigación.

Volver

Comentarios