Lunes, 27 de Mayo de 2019
Grave delito ocurrió en enero pasado y se investigó durante cinco meses

PDI detuvo a hermanastros que asaltaron con cuchillo a un menor para quitarle el celular

Uno de los imputados confesó que esa mañana venían de vuelta de un “carrete” donde habían consumido pastillas, drogas y alcohol. También reveló la identidad del otro involucrado

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 27 de Junio 2018

TALCA.- En manos de la justicia quedaron ayer dos imputados de 19 años, con parentesco de hermanastros y que eran buscados desde hace cinco meses por la PDI y la fiscalía, en el contexto de un investigación por un grave delito de robo con intimidación que afectó a un menor de edad, el cual sufrió la violenta sustracción de su teléfono celular.
Los hechos se remontan al 28 de enero pasado -en horas de la mañana- y ocurrieron en las calles 32 Oriente con 12 y Media Norte. Según la confesión del imputado, Bernardo Antonio Retamal Mejías, de 19 años, en esos momentos venía conduciendo el automóvil de propiedad de su padre, acompañado por su hermanastro, esto es, José Manuel Vergara Valdés, también de 19 años.
Ambos jóvenes, que tienen como segunda característica en común que estudian la carrera universitaria de ingenieria, venían literalmente de vuelta de un “carrete”. Bernardo confesó a la PDI que esa noche habían consumido fármacos de circulación restringida, además de drogas y alcohol. Lo mismo relató Juan Manuel a los detectives, pero agregando que no recordaba nada más.

CHIP DEL CELULAR
Ocurre que en esos momentos, un menor de apenas 14 años paseaba a su perro, cuando los imputados lo vieron caminando por la calle. Según la confesión de Bernardo, con su hermanastro pensaron que les faltaba dinero y que tuvieron una idea en común: “asaltemos a este weón”. Añadió que quien se bajó del auto a perpetrar el delito fue Juan Manuel.
Pero Bernardo precisó también que al ver que la víctima no hacía caso a su hermanastro, sacó un cuchillo que llevaba en el automóvil y encaró al menor de edad, mostrando el cuchillo en actitud amenazadora. La respuesta fue inmediata, porque se apoderaron del teléfono celular de la victima y escaparon.
Pero lo que no advirtieron fue que ambos quedaron grabados subiéndose al auto en la cámara de seguridad de un edificio cercano y, además, que Bernardo comenzó a utilizar el teléfono de la víctima, aunque le cambió dos veces el “chip”. Su eror fue, justamente, que uno de los “chip” estaba asociado a un plan de telefonía celular asignado a su nombre como cliente.

COLABORACIÓN
Con estos antecedentes reunidos por la Brigada Investigadora de Robos (Biro) de la PDI de Talca, la fiscal, Gabriela Vargas, con especialidad para investigar delitos contra la propiedad, solicitó una orden de detención contra Bernardo. El joven fue detenido por los detectives y entregado ayer al Juzgado de Garantía de Talca. Luego, a partir de su confesión, la misma fiscal gestionó una segunda orden de detención contra el hermanastro, también ejecutada por la PDI.
Asi ambos jóvenes fueron ayer formalizados por el delito de robo con intimidación. El fiscal, Paulo Rodríguez, exigió la medida cautelar de prisión preventiva, aunque reconoció que Bernardo no tiene antecedentes penales y que, el otro imputado, registra una única sanción fechada el año 2015, por otro delito de robo, pero siendo menor de edad.
Por su parte, la abogada, Alexandra Acevedo, de la Defensoría Penal Pública, sostuvo que ambos jóvenes cometieron un “gravísimo error”, añadiendo que están arrepentidos y dispuestos a seguir colaborando con la investigación. Luego solicitó aplicar una medida cautelar de menor intensidad para ambos, como el arresto domiciliario nocturno.
El juez, Víctor Rojas, decidió distinguir la situación penal de ambos imputados. Respecto a Bernardo reconoció que colaboró con la investigación y que no registra antecedentes penales, por lo cual, rechazó la prisión preventiva, optando por arresto domiciliario total y arraigo nacional. Y respecto a Juan Manuel sí aplicó la prisión preventiva. A la vez, fijó el plazo judicial de cierre de la investigación en 60 días.

Hernán Espinoza

Volver