Miércoles, 17 de Julio de 2019
Se suman otros cuatro delitos a la investigación de la fiscalía

Por homicidio con alevosía formalizan a hombre que asesinó a cuidador de autos

Claudio Argote Rojas, de 31 años, quedó en prisión preventiva por peligro para la seguridad de la sociedad, ya que arriesga una condena que podría acercarse a los 20 años de cárcel.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 26 de Enero 2019

TALCA.- En noviembre del año 2016, Claudio Andrés Argote Rojas, por aquel entonces de 29 años, protagonizó un violento e inédito incidente, cuando comenzó a disparar un arma de fuego en las cercanías del terminal de buses de Talca, con la finalidad de intimidar a los familiares de la víctima de un caso de homicidio y tráfico de drogas.
Ese asesinato ocurrió en el paradero de microbuses de la calle 1 Norte con 6 Oriente. Allí el imputado, Jonathan Donoso Ramírez, le disparó dos veces a quemarropa al joven, Jean Paul Molina. Luego, cuando la PDI allanó la vivienda de Donoso Ramírez en la Villa Doña Ignacia, en la comuna de Maule, descubrió un cargamento de un kilo de cocaína base.
Pero no fue lo único, porque un año después, es decir, en diciembre del 2017, Argote Rojas se involucró en un segundo caso criimnal, cuando al interior de un local nocturno de la misma calle 6 Oriente, comenzó a exhibir un arma de fuego que le puso en la cabeza a una de las empleadas. Su problema fue que en ese mismo momento, detectives de la PDI realizaban una fiscalización al recinto y detuvieron al imputado por flagrancia.
Con posterioridad, descubrieron que Argote Rojas tenía una orden pendiente emanada desde el Tribunal Oral de Cauquenes, donde debía enfrentar una acusación de la fiscalía local por el delito de porte ilegal de municiones.

DOS HOMICIDIOS
Todos estos antecedentes, sumado a los nuevos delitos, llevaron a la fiscal, Gabriela Vargas, a exigir que el mismo imputado quedara bajo la medida cautelar de prisión preventiva en la cárcel de Talca, esta vez, como autor de cinco delitos, entre ellos, el homicidio calificado -con la circunstacia de la alevosía- del joven, Williams Cisternas, comerciante ambulante y cuidador de autos en las cercanías del terminal de buses de Talca.
En audiencia judicial, la fiscal explicó que en la madrugada del viernes de la semana pasada, Argote Rojas salió desde un restaurante ubicado a escasos metros del rodoviario, en compañía de su novia y otros dos sujetos. Luego de subirse a un automóvil, dio la vuelta a la cuadra y retornó a la calle 12 Oriente, donde sebajó y le apuntó a la víctima, quien sufrió tres impactos de bala y cayó muerto al interior del terminal.
Los delitos suman y siguen, ya que cuando fue detenido por detectives de la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI de Talca, el mismo imputado “pasó bala” en una de las dos armas de fuego semiautomáticas que portaba al interior de otro automóvil, amenazando con ello la vida de cinco detectives que lo rodearon y también le apuntaron, todo esto, en el cruce Varoli con la Avenida San Miguel. De hecho, los detectives debieron percutar sus armas en siete oportunidades, tanto a los neumáticos como a la puerta posterior izquierda del móvil, hasta obligar al imputado a bajarse y entregarse.
Así la fiscal detalló los delitos de homicidio calificado con alevosía, porte ilegal de arma de fuego, homicidio frustrado de los detectives, porte ilegal de arma de fuego y municiones, además de conducción en estado de ebriedad.
Y para explicar los motivos del asesinato del cuidador de autos, la fiscal explicó que “la acompañante del imptuado dice que la víctima se acercó, le hizo un ademán de abrirle la puerta del auto, pero ella lo insultó. Todo ello le molestó al imputado, quien bajo la influencia del alcohol y las drogas, volvió en su auto y le disparó a la víctima”.

Hernán Espinoza

Volver