Martes, 17 de Julio de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
“Me faltó el certificado de simpatía”, afirmó

Prefecto PDI de Talca se fue a retiro criticando sistema de ascensos

Mauricio Hugueño hizo públicos sus cuestionamientos ayer durante la ceremonia de entrega de mando, con un discurso igualmente emotivo y que terminó con un “¡Viva la PDI!”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 11 de Octubre 2017

TALCA.- “Cuando el 20 de febrero de este año cumplí mis 30 años de servicio, como prefecto, tenía las ganas y creía que podía seguir aportando, pensando que tenía los merecimientos personales y operativos, sobre todo, cuando en noviembre del año pasado, se me notificó que era merecedor de la jefatura de la Prefectura de Talca”.

Así el ex prefecto de la PDI de Talca, Marcelo Hugueño, recordó lo que eran sus legítimas aspiraciones a continuar en la carrera policial, al comenzar su discurso durante la ceremonia donde ayer hizo entrega del mando al prefecto subrogante, Germán Parra. ¿Qué pasó que el alto mando dispuso que Hugueño pasara a retiro?

El propio ex prefecto entregó su versión, con severas críticas al sistema de ascensos en la PDI. “Yo pensé que las cosas estaban cambiando para mejor, cuando asumí en Talca, pero dos meses después –en enero de este año- me dejaron fuera de los prefectos seleccionados para el curso de alto mando. Yo no estaba en la lista”, indicó.

 

“ME QUEDARÉ CON

LA DUDA”

Al profundizar en el tema, Hugueño se preguntó: “¿Tanto habían cambiado mis merecimientos en apenas dos meses? Pero aunque uno cree que lo ha visto todo, la misma persona que me asignó a Talca, reconociendo mi trayectoria profesional, en septiembre pasado me notificó que el mando había decidido mi retiro”.

“Supongo que esto fue por no cumplir con el perfil, que no está escrito, por lo que me quedaré con la duda de no saber qué me faltó, qué me sobró o qué hice mal. Y lo peor de todo es no tener la posibilidad de mejorar. Pero tengo la certeza que las evaluaciones por parte de mi jefe directo fueron positivas”, subrayó Hugueño.

En este punto, el ex prefecto alzó la voz: “¡Me hubiese gustado que alguien hubiese dado la cara para explicar cuál es la razón objetiva por la cual se decide que un prefecto es considerado no apto para el curso de alto mando o sigue en carrera! Mientras eso no pase, voy a seguir pensando que me faltó el certificado de simpatía”.

 

  Final emotivo

A pesar de sus duras opiniones, al señalar incluso que el sistema de ascensos en la PDI era “frío e impersonal”, el ex prefecto Hugueño terminó su discurso con la voz quebrantada por la emoción, con un “viva Chile y viva la PDI”. Luego fue saludado con un fuerte abrazo por el gobernador provincial y el prefecto regional.

 

“Me ocurrirá

lo mismo”

“A mí en algunos días más me ocurrirá la misma situación, es decir, acogerme a retiro. No me gusta la palabra jubilado”, comentó en su discurso el prefecto regional, Tomás Vivanco, al hacer uso de la palabra durante la ceremonia de cambio de mando. “Ahora te corresponde disfrutar de tu esposa y tu familia”, le dijo a Marcelo Hugueño.

 

Hernán Espinoza

 

Volver

Comentarios