Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
En clase magistral en la sede Talca de la U. Santo Tomás

Presidente de la Corte Suprema sostuvo que las libertades condicionales son un derecho

Ministro Hugo Dolmestch afrontó, en términos generales, el caso que benefició a un ex vocero de la Villa Baviera, quien saldrá en libertad un año antes de terminar de cumplir su condena como cómplice de Paul Schäfer.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Agosto 2017

TALCA.-  “Desde hace un tiempo acá, hasta la fecha, la Corte Suprema piensa –y así lo ha decidido- que las libertades condicionales son un derecho que puede ejercer toda persona, siempre que cumpla con los requisitos generales y objetivos, que son saber leer y escribir, tener la mitad de la pena cumplida y un oficio”.

En estos términos, el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, explicó que por doctrina asentada en razón de tratados internacionales de derechos humanos, ahora las polémicas libertades condicionales que otorgan las comisiones regionales conformadas por jueces constituyen un derecho y no un beneficio.

Así, en términos generales, el alto magistrado comentó el caso del ex vocero de la Villa Baviera, Ricardo Alvear, condenado por complicidad en las violaciones y abusos sexuales a menores de edad cometidos por Paul Schäfer, a quien la segunda sala penal de la Corte Suprema le concedió la libertad, condicional.

 

“ESA ES LA DOCTRINA”

Ello a pesar de que la Comisión Regional de Libertades Condicionales y, posteriormente, la Corte de Apelaciones de Talca, habían denegado la libertad a Alvear, por cuando existe un informe de un psicólogo de Gendarmería que establece que el reo no presenta signos psicológicos de arrepentimiento de sus delitos.

De esta forma, Alvear -que terminaba de cumplir su condena en julio del próximo año- abandonó anticipadamente la cárcel de Cauquenes, hecho que causó polémica en organizaciones de derechos humanos, abogados emblemáticos del Caso Dignidad y del diputado PPD, Guillermo Ceroni, quien representa a Parral.

Al respecto, el ministro Dolmestch subrayó que “este señor seguramente que reunía los requisitos y la Corte Suprema se lo concedió, contra la opinión de la Comisión Regional y la Corte de Apelaciones. Esa es la doctrina que se está siguiendo en Chile, que la libertad condicional es un derecho y no un beneficio”.

“HAY QUE

CAMBIAR LA LEY”

El presidente de la Corte Suprema fue consultado también por sus dichos de que la única forma de revertir dicha doctrina es modificando por ley que, actualmente, regula la integración de las Comisiones de Libertades Condicionales que convocan año a año las Cortes de Apelaciones, sacando a los jueces y ministros.

“Lo que tendría que hacerse es transformarlo en una comisión no jurídica, sino administrativa. Pero la Corte Suprema va a seguir resolviendo igual. Por eso hay que cambiar la ley. Los requisitos hay que cambiarlos, si es que no quieren que salgan muchos o que empiecen a salir las personas que nadie quiere que salgan”, dijo.

En todo caso, advirtió que “lo que digo es para la nueva ley, no para la actual. Además eso puede ayudar a descongestionar el problema. Estoy seguro que hoy la Corte Suprema está acogiendo las libertades condicionales por cantidades enormes, porque declaró que es un derecho y los jueces no aceptan eso”.

 

JUSTICIA Y DEMOCRACIA

El ministro Dolmestch formuló estas declaraciones en el contexto de una clase magistral denominada “Justicia y Democracia” que realizó ante autoridades académicas y regionales, así como estudiantes, todos pertenecientes a la Escuela de Derecho de la Universidad Santo Tomás, en el nuevo edificio del campus CAR.

En la ocasión, el presidente de la Corte Suprema formuló –en un tono coloquial y entretenido- inquietantes preguntas a los estudiantes, como si es justo o no que existen leyes que sancionen con cárcel los accidentes de tránsito o bien si es justo que los juicios sean tan cortos, como actualmente ocurre en la reforma procesal penal.

La clase magistral fue destacada por autoridades de la U, Santo Tomás, entre ellas, el rector, Osmán Garrido, y el decano de la Facultad de Derecho, Eduardo Meins, ministro de la Corte de Apelaciones de Talca. A la actividad acudieron también abogados, jueces y ministros que son académicos de la casa de estudios superiores.

 

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios