Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Habla Seremi de Justicia, Germán Verdugo

“Queremos que la comunidad comprenda la responsabilidad que tenemos con los niños y jóvenes del Sename”

“Se puede hacer una labor extraordinaria, pero para eso se requiere mucho compromiso y responsabilidad, además de contar con el personal adecuado y con profesores. Yo estoy muy entusiasmado”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Mayo 2018

Han sido dos meses intensos para el abogado, Germán Verdugo, ex acalde de Talca y ex diputado, siempre con las más altas asistencias a sesiones de comisiones y de sala. Ello por cuanto su llegada a la Seremi de Justicia en el Maule, cargo que ejerce desde marzo pasado, le ha permitido adentrarse en temas que le eran desconocidos.
El tema es justamente lo que ocurre con los niños internos en los centros del Servicio Nacional de Menores (Sename) y cómo reparar el daño sufrido, en un entorno de crisis familiar, abandono escolar, desapego y, finalmente, la puerta de entrada al círculo vicioso de la delincuencia, donde es muy difícil salir para estos jóvenes.
Pero existen caminos de salida y en ello ha estado trabajando el Seremi de Justicia, elaborando planes, realizando coordinaciones y buscando quién puede aportar con experiencia, conocimiento y, por supuesto, con el financiamiento que requiere esta titánica tarea. Sus resultados, además, será decisivos para aportar a la seguridad pública.

¿Cómo han sido estos primeros dos meses de gestión y qué problemática ha concentrado su atención?
“Esto es una experiencia totalmente nueva para mí, especialmente, porque no conocía la realidad de instituciones como el Sename. A eso estoy actualmente abocado, es decir, a conocer lo que viven a diario los jóvenes que están internos y también los funcionarios, en general. Y la verdad es que ahora me explico por qué el Sename ha estado en el tapete por hechos puramente negativos. En mi opinión, toda intervención realizada en años anteriores han sido útiles, pero creo que hay dos temas fundamentales que hay que abordar con absoluta seriedad, esto es, salud mental y educación”.

¿Cómo se desglosa el primer tema?
“El Presidente dio a conocer recientemente lo que pasa a nivel nacional, en cuanto a los problemas que afectan a los niños del Sename. Para corregir eso se necesita idear un sistema que responda a la realidad que ellos viven, las necesidades que tienen respecto del tema de salud mental, esto es, del daño psicológico que han sufrido durante prácticamente toda su vida”.

¿Qué medidas reparatorias se pueden adoptar?
“En cuanto a salud mental, yo conversé recientemente con el doctor Donoso, cuando estaba al frente del Servicio de Salud del Maule y, ahora, en la dirección del hospital de Talca. También lo comenté con la doctora Maldonado, cuando estaba como directora de redes asistenciales. Ellos visitaron los centros porque querían conocer directamente la realidad de los adolescentes que están internos.
La idea –y lo hablé con ambos nuevamente- es seguir coordinando las atenciones que estos jóvenes requieren urgentemente. Pero esto no pasa por una simple conversación, sino que es necesario implementar un plan de salud mental que nos permita –de alguna manera- revertir o reparar el daño que estos niños han sufrido. Eso en cuento a salud mental, que es fundamental, para luego enfrentar el segundo gran problema y que también lo planteó el Presidente en su análisis global de este fenómeno”.

¿Qué valor atribuye usted a avanzar en materia educativa para estos niños?
“Al igual que el tema de salud mental, la educación es fundamental. Pero no puede ser cualquier servicio educativo, sino que adaptado a la realidad que viven estos niños. No se puede abordar –creo yo- haciendo lo mismo como si fuera una sala normal de clases. Lo que se necesita es efectuar un estudio acabado y riguroso respecto del perfil de los internos del Sename; así como también de los profesores que deben trabajar para estos niños.
Y para ello, hablé con el rector de la UCM, doctor Diego Durán, a quien le manifesté la inquietud que me generaba lo que es estaba haciendo y cómo mejorar esos esfuerzos. Yo le pedí que como universidad católica, que cuentan con carreras de pedagogía, educación diferencial, psicología y medicina, puedan diseñar un plan integral de intervención”.

¿Y cuál fue la reacción de la autoridad académica?
“Por supuesto que se interesó de inmediato. Tanto así que me derivó con Jorge Burgos, que es el encargado de tratar estos temas de responsabilidad social universitaria, junto a un representante del decano de la Facultad de Educación.
Y está pendiente una segunda reunión más interdisciplinaria, donde participen nuestros profesionales, para allí dar a conocer en detalle qué cosa van a necesitar para que ellos lo evalúen y elaboren un proyecto. Y, finalmente, tenemos que buscar el financiamiento”.

¿Usted piensa en fondos regionales? ¿Porque sin duda que en el Consejo Regional (Core) habrá mucha sensibilidad con esta materia?
“En esto estamos pensando. Yo hablé con el Intendente, con quien también me reuní para informarle estas gestiones. Y él demostró un especial interés por apoyar todas estas gestiones, además de lograr el financiamiento para poder concretar un cambio”.

“ES UNA REALIDAD MUY DOLOROSA”
¿Cómo percibió usted la realidad que viven los niños del Sename?
“Es una situación muy dolorosa y que me impresionó mucho. Tomar conocimiento de esa realidad, la verdad es que duele mucho. Eso me afectó profundamente. Yo recuerdo haber conocido la pobreza dura de los campamentos, en los tiempos en que Talca tenía varios de estos asentamientos”.

¿Usted era alcalde en esos momentos?
“Yo era secretario municipal y de allí llegué a alcaldía. Pero esta realidad del Sename me afectó mucho. Así que estamos con este compromiso de cambiar las cosas”.

¿Ha recibido apoyo del nivel central del Ministerio de Justicia?
“Claro que sí. Hace pocos días tuvimos de visita en Talca el jefe de la división de reinserción social, Guillermo Sanhueza. Él quería conocer el nuevo centro cerrado al que se tienen que trasladar el actual centro de internación provisoria. Lo recorrimos junto a los profesionales del Sename y se vio cuáles eran las situaciones que había qué mejorar o complementar, para que esto se ponga en funcionamiento lo antes posible.
Para ello, se había fijado un plazo de seis meses, para luego generar el traslado. Espero que antes de final de año se pueda acondicionar completamente para su ocupación definitiva. También conversando con él, le manifesté estas dos áreas que de educación y salud que se hace necesario intervenir. Quedamos en contacto para ver otras actividades. Es un tema urgente”.

¿Y qué es lo que le falta a esa unidad penal para ser ocupada por los internos?
“Lo que falta es espacio para los gendarmes. Aunque se construyó un área que es bastante buena, igualmente no es suficiente para la dotación de gendarmes que ellos quieren asignar a esa unidad penal. Entonces, se adoptó una medida que es provisoria, como es utilizar el área que estaba destinada para estar y eso destinarlo para dormitorio.
Y luego habilitar un contenedor para resolver el problema en forma provisoria. Al mismo tiempo, se está acelerando construir el tercer piso, donde habrá más dormitorios. Y el otro es el tratamiento de las aguas servidas, pero está prácticamente resuelto, porque se va a utilizar la misma planta del centro penitenciario femenino”.

¿En qué medida la habilitación de esta nueva unidad penal colaborará en la segmentación real de los internos, evitando el contacto criminógeno?
“Es un avance relevante. Además existe espacio que podemos destinar a la construcción de canchas deportivas y para un gimnasio. Eso es algo importante. Tiene que estar bien implementada y con profesores que les ayuden a utilizar de buena forma el tiempo libre.
A su vez, toda esa labor se puede complementar con una sala de música, con instrumentos y profesores. Hay que mostrarles otras opciones a esos niños, para sacarlos de la situación en que están. Si queremos reinsertarlos, hay que abordar los temas de educación y salud. Pero el tema deportivo y de educación musical es muy importante.
También se necesita una buena biblioteca, todo para sacarlos del mundo donde han estado metidos. Se puede hacer una labor extraordinaria, pero para eso se requiere mucho compromiso y responsabilidad, además de contar con el personal adecuado y con profesores. Yo estoy muy entusiasmado. Esto es una tarea especial, porque lo que queremos es que la comunidad comprenda la responsabilidad que tenemos con estos jóvenes”.

¿Qué se necesita para realizar un trabajo más integral?
“Creo que también es fundamental saber de dónde provienen estos niños. Y después conversar con los alcaldes para decirles que ellos pueden aportar a la reinserción social”.

Porque en algún momento ellos tendrán que volver a su entorno social y familiar…
“Pero absolutamente. Y es allí donde tenemos que intervenir. Allí hay que trabajar no sólo con los niños y sus familias, sino es necesario conectarlos con toda una red de apoyo. En eso la labor del municipio es vital, y lo digo por toda la experiencia que me significó haber trabajado en la municipalidad de Talca. Lamentablemente, en ese tiempo no hubo una relación entre el Sename, Gendarmería y la municipalidad. Siempre los apoyamos, pero se necesita un trabajo sistemático de seguimiento y acompañamiento. En eso hemos estado trabajando en estos dos primeros meses de labor en la Seremi de Justicia. En ello, he utilizado toda la experiencia que he adquirido en funciones anteriores”.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios