Viernes, 24 de Mayo de 2019
Según registros de la PDI a nivel nacional

Se triplican los delitos informáticos en la región del Maule

Falsas páginas web son creadas por parte de sujetos inescrupulosos para apropiarse de claves bancarias, dinero y otro tipo de información para sus fines de lucro.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 09 de Abril 2018

TALCA.- La conveniente oferta que exhibía el anuncio de un perfil de Facebook era para él la oportunidad perfecta para lograr su teléfono soñado al mejor de los precios. La publicación con muchas reacciones y comentarios, hacían fe de la alta demanda que estaba generando el IPhone 7 que salía al mercado digital, a un conveniente precio de 405 mil 990 pesos.
En pos de no perder la oportunidad, previa consulta con su madre, el inocente usuario efectuó la compra a través del sitio web Mobile Market Chile mediante una tarjeta de crédito, con el pago convenido en unas 10 cuotas, lo que significaría unos 40 mil pesos mensuales que podía ser financiados por el mismo, si ahorraba lo que ganaba como empaquetador en determinado centro comercial.
Con la boleta digital de la compra en mano, desde el sitio web se le advirtió que el envío tardaría unos cuatro días por la “creciente demanda” que tenía el producto, lo que se traduce en el elevado número de envíos hacia diferentes lugares de todo el país, según el alegato del administrador de la página de internet.


Pasado una semana, el comprador se comunicó con los cíber-comerciantes ante la tardanza de la entrega de su teléfono, sin embargo del lado de allá de la pantalla del monitor solo obtuvo el silencio como respuesta. Aunque se preocupó, no perdió la fe e intentó comunicarse con los administradores del perfil de Facebook que promocionó inicialmente la mercancía; pero tampoco obtuvo respuesta. Fue entonces cuando se imaginó lo peor.
Sin darse cuenta fue otra de las víctimas de estas nuevas conductas delictuales, lo que derivó en una denuncia de lo acontecido a la PDI, donde el detective que le atendió le comunicó que sería notificado en unos 3 meses, sin embargo ya ha pasado un semestre y aún no ha obtenido respuesta alguna.

DELITO SE HA TRIPLICADO
En la región del Maule los delitos de este tipo se han triplicado, teniendo en cuenta las denuncias asociadas durante los últimos dos años, indicadores que experimentaron un notable ascenso desde el año 2016 (7 denuncias) a 22 casos de esta índole durante el pasado año.
Y es que en días como hoy, casi nadie está exento a ser víctimas de este tipo de delito, tipificado en sus variantes más concurridas como lo son el espionaje informático, el acoso o abuso sexual de menores de edad a través de este medio, la incorporación de virus en dispositivos para obtener datos bancarios, la creación de sitios web falsos de entidades financieras que buscan información con la cual puedan lucrar y el sabotaje informático.


En el caso de los delitos informáticos se reconoce por parte de las autoridades encargadas que aún no se cuenta con medidas de seguridad totalmente eficaces para evitar este tipo de estafas, en momentos que crece el interés por parte de transgresores “de la nueva era” en conseguir información como las claves bancarias de usuarios, con el fin de disponer de esta información a su conveniencia, aprovechándose de las lagunas que exhibe la legislación vigente como otra de las fisuras de las que se aprovechan este tipo de delincuentes.


En la región, aunque no existe propiamente una Brigada Investigadora del Cíber-Crimen en las instancias de la PDI estos sucesos reciben la atención por parte de detectives de la Brigada Antinarcoticos y contra el Crimen Organizado; y la de Delitos Económicos, según la implicación de cada una de estas unidades en el hecho en sí.
La carencia de determinada cultura digital nos ha vuelto vulnerables en determinadas ocasiones a estos delitos. La solución más allá de los resguardos que adoptemos frente a la red de redes, suelen ser pobres comparadas con el rápido avance que experimentas las nuevas tecnologías.

Michel Hechavarria

Volver