Lunes, 19 de Febrero de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
El herido fue operado de urgencia la madrugada del domingo

Testimonio de baleado en Río Claro será clave para dar con victimarios

El hecho se registró cerca de la zona de juegos infantiles, ante la presencia de grandes y chicos. Comerciantes angustiados por falta de vigilancia policial.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 15 de Enero 2018

TALCA.- Dos impactos de balas en la región toráxica recibió la madrugada de este domingo un hombre, mientras se encontraba en un vehículo en el sector de los quinchos en el Balneario Río Claro, incidente tras el cual, personal del Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU) lo trasladó de urgencia al Hospital Regional de Talca, donde horas después fue sometido a una cirugía para extraer los dos proyectiles. Según explicó el comisario Marcelo Pérez, jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI, será el testimonio de la víctima, identificada como Jonatan Silva Ortiz, de 24 años, el que permita dilucidar lo ocurrido.


Hasta el cierre de esta edición, la Policía de Investigaciones realizaba las pesquizas correspondientes para dar con el paradero de los autores de los disparos.Los funcionarios esperan la recuperación del herido, quien se encontraba en cuidados intensivos, para proceder a la entrevista interrogatoria que permita aportar antecedentes sobre los autores de la agresión.
Sin embargo, trabajadores del balneario, que se convirtieron en testigos presenciales de los hechos, se atrevieron a asegurar que en la balacera estarían involucrados los ocupantes de una camioneta Hyundai Santa Fe, color plata, que habría chocado por un costado al vehículo Chevrolet modelo Aveo Sedán, color blanco, cuatro puertas, placa SW7219 conducido por Silva Ortiz, para posteriormente, dispararle.
El sonido de los disparos habría sido confundido por comerciantes y visitantes por el de un tubo de escape de un auto. No fue sino hasta que escucharon el golpe estridente del choque del vehículo contra el árbol, que voltearon a ver lo ocurrido.

 

ACOMPAÑADO
Eran aproximadamente las 24.00 horas cuando se registró la presunta persecución con balacera. Los testigos cuentan que el vehículo blanco, que conducía el joven de 24 años, sería tripulado también por otras personas, que tras el choque corrieron para escapar de una posible arremetida de los presuntos victimarios.
Las personas que para esa hora aún se encontraban en el río dieron la alerta a Carabineros de Chile, y desde la Tercera Compañía asistió un grupo de funcionarios, que aislaron el lugar del suceso y alertaron al SAMU, que llegó de manera inmediata.
“¡Ay Dios mio!, ¡Ay, Ay, Ay!”, gritaba el herido, mientras recibía los primeros auxilios tras ser sacado del vehículo, que terminó con el parachoque desprendido tras el fuerte impacto. El capitán de Carabinero, José Miguel Muñoz, reportó que la primera alerta recibida fue un presunto accidente vial con atropello, pero que tras llegar al lugar e inspeccionar, se dieron cuenta que el joven estaba herido de bala, por lo que el fiscal dio parte a la Brigada de Homicidios de la PDI.
“No es mucho lo que sabemos y desconocemos si otras personas acompañaban al conductor. La investigación será larga y, hasta ahora, solo tenemos los datos de Carabineros”, insistió el comisario Marcelo Pérez, jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI.

 

INSEGUROS
Comerciantes que hacen vida en el Balneario Río Claro, dijeron sentirse inseguros ante la creciente ola delincuencial en la zona, pues destacan que en los últimos meses sus negocios han sido robados, así como los visitantes, por falta de vigilancia policial.
“Tengo más de 50 años aquí y es primera vez que sé que pasa algo de esta magnitud, pero no se puede negar que han aumentado los robos”, comentó uno de los comerciantes de la zona que, por temor a represalias, prefirió quedar en el anonimato.
Otro trabajador alertó sobre que el hecho se registró muy cerca de la zona de juegos infantiles, lo que representa un gran peligro para las familias que acuden con niños.
“Hasta las 7 de la tarde, los quinchos son lugares familiares, para luego convertirse en el lugar predilecto para los que quieren curarse. Ahí hemos vistos peleas fuertes. Antes, a las 12, apagaban las luces y quince minutos después Carabineros desalojaba a quien estuviese allí, ahora la gente puede estar hasta el amanecer y sin supervisión de la policía”, contó otro trabajador de la zona, quien exige más vigilancia.

Fraymar Pagua Rojas

Volver

Comentarios