Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Quedaron en prisión por órdenes de otros tribunales

Tío y sobrino gitanos caen por hurto frustrado y nombre falso

Imputados fueron detenidos por personal de la Cuarta Comisaría, en flagrancia, tras acudir a un domicilio de calle 24 Oriente con 2 Norte

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 17 de Agosto 2018

TALCA.- En prisión preventiva e intenación provisoria, respectivamente, quedaron ayer un sujeto de 33 años, de nombre Danilo Antonio Nicolicci Nicolich, y su sobrino, de apenas 14 años, ambos de origen gitano, luego que fueran detenidos por Carabineros tras acudir a una denuncia por supuesto robo en un inmueble particular.


Según antecedentes policiales, los hechos ocurrieron en horas de la tarde del miércoles pasado, en un domicilio ubicado en las calles 24 Oriente con 2 Norte. Allí la dueña de casa llamó al teléfono 133 de emergencias policiales, pidiendo ayuda porque habían entrado a robar a su propiedad.
De hecho, fue el esposo de dicha mujer quien encaró y retuvo temporalmente al menor de 14 años, tras sorprenderlo al interior de la casa y detectar, posteriormente, que tenía entre sus ropas un teléfono celular de propiedad del matrimonio, por cuanto se le cayó al suelo cuando llegaron los carabineros de la Cuarta Comisaría de Talca.

 

TRES DELITOS
En forma paralela, los policías efectuaron un control de identidad a un sujeto adulto que estaba merodeando el mismo inmueble. Dicha persona entregó el nombre de otro sujeto que tenía sus mismos apellidos y sin ningún requerimiento judicial. Pero al chequear esa identidad con un sistema tecnológico policial, se descubrió que en realidad era Danilo Antonio Nicolicci Nicolich.
Ese dato resultó ser trascendental, porque esta persona tenía órdenes judiciales pendientes en los tribunales de las ciudades de Cauquenes y Osorno. En ambos juzgados, se pidió al Juzgado de Garantía de Talca que el imputado quedara detenido y fuera derivado en 24 horas para audiencias de formalización.


Lo mismo ocurrió en el caso del menor de 14 años, pero la orden pendiente era del Juzgado de Garantía de Peumo. La fiscal, Claudia Díaz, presentó cargos criminales contra el adolescente por violación de morada y hurto en grado de frustrado; y respecto al imputado adulto, por suplantación de identidad.
Luego, haciendo efecto las solicitudes de los otros tribunales, la jueza, Marta Asiaín, del Juzgado de Garantía de Talca, ordenó el ingreso del imputado adulto a la cárcel y del menor a un centro cerrado. Todo ello a fin de que Gendarmería los derive a los juzgados que exigen su presencia.


Hernán Espinoza

Volver

Comentarios