Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Habla Paula Rojas, fiscal de Talca que pidió su traslado a Santiago

“Yo soy una agradecida de las víctimas, de las policías y de los tribunales

La persecutora confirmó que fue ella quien solicitó cambio de sede laboral a la Fiscalía Nacional y adelantó que quedó radicada en la Fiscalía Regional Metropolitana Sur, uno de los sectores de mayor concentración de delitos violentos en la capital

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 18 de Abril 2016

TALCA.- “No veo que tenga nada que aclarar, porque es una situación particular que yo tuve que plantear al Fiscal Nacional y que él acogió de inmediato. Son parte de las decisiones de cualquier funcionario o fiscal, de querer estar en un cargo por razones que uno estima de acuerdo a su realidad. Pero no hay nada que aclarar”.

Con estas palabras, ratificando su perfil directo y frontal, Paula Rojas comentó los pormenores de su traslado desde la fiscalía de Talca hasta Santiago, solicitada por ella misma el 4 de abril pasado al Fiscal Nacional, Jorge Abott, quien la aceptó al día siguiente.

Se trata de un asunto no menor para la fiscalía de Talca, porque ella estaba a cargo de investigar los delitos funcionarios. De hecho, por sus manos pasó la condena por cohecho a dos concejales de Talca y siguen pendientes causas de negociación incompatible y denuncias por irregularidades en municipalidades y servicios públicos.

 

Surgieron versiones en redes sociales de que su traslado habría sido dictaminado por una autoridad superior del Ministerio Público, pero usted nos reafirma que eso no es cierto…

“No sé qué rumor fue ese, porque lo cierto es que fue una petición mía que sorprendió incluso en la región, porque cuando yo hice mi solicitud, le comuniqué por formalidad al Fiscal Regional que había hecho esta presentación. Pero no hay ninguna otra razón e ignoro esos rumores. Esta fue una solicitud personal y el Fiscal Nacional tiene la facultad de acoger o disponer estas peticiones”.

 

¿En qué año llegó usted a trabajar al Ministerio Público en la región y cuál ha sido su trayectoria?

“Yo llegué el año 2001 a Cauquenes. A los tres meses, el Fiscal Regional de la época me pidió incorporarme a la fiscalía de Talca. En el año 2005, el Fiscal Regional de la Metropolitana Sur me pidió integrarme a su equipo y estuve allí por seis meses. Pero yo me fui con deberes en esta región y estuve volviendo muchas veces, a tomar los juicios o tramitar causas pendientes. Y me autorizaron a quedarme de nuevo en Talca”.

 

¿Y cómo fueron estos años de ejercicio profesional en la región?

“Yo soy una agradecida de las víctimas, de las policías y de los tribunales. No sé si es la realidad de todos. Yo creo que la esencia de un fiscal es convocar a los mejores a su investigación. Uno dirige, pero si no existen equipos policiales capaces de contagiarse con las investigaciones, entonces dudo que se puedan aclarar grandes causas.

Yo he sido favorecida con eso, con grandes equipos policiales y peritos, con ningún otro sentido más que esclarecer los hechos. Ignoro si fue al azar, casualidad o una pizca de habilidad mía. No lo sé. Creo haber tramitado de todo tipo de causas, sin perjuicio del gran esfuerzo extra, tramité incluso causas fuera de Talca, colaborando en otras localidades. Y ahora creo que es tiempo de buscar conocimiento, porque el delito se está sofisticando”.

 

¿Qué casos le impactaron más o para usted todos fueron igualmente relevantes?

“La investigación más importante es la carpeta del día que uno tiene en sus manos. No podría decir algo distinto, porque sería una falta de respeto con las víctimas y los equipos de trabajo”.

 

¿Y qué tipo de casos sintió mayor tensión en sus funciones?

“¿…Tensión en qué sentido…?”

 

En el sentido de que las personas investigadas son importantes, que tienen altos cargos públicos o privados, con poder económico o político…

“Pero es que la tensión es una cuestión tan subjetiva. Todo depende. Yo creo que no existen tensiones”.

 

¿Y se sintió presionada alguna vez? ¿Qué alguien le dijera que si lo seguía investigando vería truncada su carrera?

“Yo dudo que en Talca alguien se atreva a hacer una manifestación de esa naturaleza, porque también yo soy conocida. Es que uno tiene que ser independiente y existe la facultad de un fiscal de inhibirse de investigar alguna causa. Cuando a uno le afecta una causal de este tipo la tiene que hacer valer.

Si yo no la tuve, quiere decir que no podría haber recibido ninguna presión. A mí no se me ocurriría pensar en eso. La gente puede tener su opinión, pero la verdad es que en lo concreto, si existieron presiones no me di cuenta. Esa es la verdad. ¿Con qué la pueden presionar a uno? Con nada”.

 

Usted fue candidata a Fiscal Regional. ¿Cuáles son a su juicio las tres prioridades para mejorar la persecución penal?

“Creo que actualmente los focos de atención han sido modificados. Desde el punto de vista delictual, creo que hay puntos de alta atención que han sido bastante mediáticos, que dicen relación con los delitos contra la prioridad, cuya inexistencia permitiría un adecuado funcionamiento del Estado de Derecho.

De alguna manera, por distintas causas, se agrega todo lo referido al porte ilegal de armas de fuego, ya que hoy en el país es habitual que se cometan delitos con armas de fuego. La ley 20.000 debe ser también una prioridad, porque el tráfico de drogas ha sufrido una mutación.

Esos son los aspectos que hay que perfilar, a mi parecer, priorizando recurso humano e investigativo, porque es lo que causa mayor peligrosidad a la ciudadanía. Y la verdad es que estos trabajos son para servir a la gente. Si se atacan debidamente esos focos, disminuyen los otros delitos”.

 

¿Y volvería a ser candidata a Fiscal Regional?

“Mis prioridades en la vida son otras, muy distintas a competir por cargos. Lo que hoy día me convoca es tratar de hacer la entrega más perfecta de causas posibles, para el fiscal que siga en ellas, y concentrarme en los lineamientos que tenga la institución, a través de la Fiscalía Metropolitana Sur. Por regla general no me gustan los cargos de mucha exposición”.

Hernán Espinoza

 

Volver

Comentarios