Jueves, 21 de Junio de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Opinión

90 días prometedores

Ervin Castillo A.

Fundación Talca

En honor a la prudencia, es cierto que aún no es tiempo para realizar balances tan generales sobre el accionar de los primeros tres meses de mandato del gobierno del Presidente Piñera. Claro, falta tiempo para ir generando un relato prolongado pero, digamos también, las primeras luces han sido esperanzadoras de cara al futuro. Destaco a 90 días de funcionamiento del gobierno entrante, tres aspectos centrales, que paso a justificar.

Liderazgo para llevar adelante la agenda del país, un sentido de unidad para incluir a los diversos sectores sociales y políticos en la búsqueda de grandes acuerdos, y cómo no, la voluntad para hacerse cargo de temas postergados, cuya situación es francamente tan apremiante como urgente.
Liderazgo hemos visto en materia de asumir grandes crisis del país, como por ejemplo, la situación en Carabineros de Chile. El gobierno decidió avanzar hacia una modernización tanto administrativa como operativa de la entidad, creando un nuevo sistema táctico de operación policial (STOP), ello sumado a una importante suma de operativos nacionales de prevención, para enfrentar grandes flagelos que aquejan a nuestra población, como lo son el narcotráfico y la delincuencia.
Al Presidente no le tembló la mano para sacar del barco a quienes habían colaborado sustancialmente con su naufragio, demostrando coraje y poniendo por delante su propio capital político.
El llamado a la unidad, en tanto, no ha sido un imperativo falso. Todo lo contrario. El gobierno ha convocado a 5 grandes acuerdos, que resultan particularmente relevantes. Acuerdos por temas de infancia, por la seguridad ciudadana y también en la Región de La Araucanía, por el desarrollo integral, y finalmente por la salud. En materia de infancia, por ejemplo, se convocó a actores de sectores políticos opositores al gobierno, quienes pese a dudar de su incorporación a estas mesas de trabajo, optaron por entender la citación a la responsabilidad y sentido común liderado por el ejecutivo.
El gobierno ha manifestado su intención de hacerse cargo de problemáticas que ya resultan ser emblemáticas. En materia de educación, por ejemplo, el gobierno ha convocado al programa “Todos al aula”, el que busca destrabar el conjunto de burocracias administrativas de profesores y directores, para que éstos se ocupen exclusivamente del trabajo en la sala de clases con sus estudiantes. En esta misma arista, pero en el segmento de educación superior, el gobierno decidió sacar a la banca privada del financiamiento estudiantil, terminando con el CAE, y generando un nuevo trato y condiciones, extraordinariamente más atendibles para la economía de cada familia chilena.
Rescatar la convicción para abordar la temática del Sename, dejando como prioridad número uno la recuperación y la dignidad de tantos niños y jóvenes chilenos, eternamente postergados por el simple hecho de carecer de elementos socioeconómicos y culturales.
El gobierno camina en la dirección y senda correcta, con una economía más sana, que crece, y con un discurso de fondo basado en la libertad, y en una sociedad civil activa. Los chilenos debemos adoptar una postura recíproca: trabajar, colaborar y construir. Por todos y para todos.

Volver a opinión

Comentarios