Alerta regionalista

29 Diciembre 2018   538   Opinión   Diego Benavente M.
Columnista Diario El Centro Diego Benavente M.
Diego Benavente M.

Ingeniero civil, U. de Concepción

Se nos viene la elección de Gobernadores Regionales y ya hay algunas voces queriendo ver dificultades en este traspaso de poder efectivo para las regiones. Para variar, expresan que los territorios y su gente no están preparados para asumir este desafío de mayor autonomía, pese a que incluso se han acotado las decisiones y servicios a traspasar.
El enemigo es el mismo de siempre, el centralismo culebrero y enredoso, que en su dominio de escena, usa el mismo truco de siempre, que es dilatar los procesos descentralizadores con detalles infinitos, lo cual le acomoda y embolina la perdiz en discusiones eternas, hasta que finalmente pasa la vieja.
Las asambleas provinciales de la Constitución Política de 1925 es una muestra palpable de lo que se legisló en su oportunidad y posteriormente no se implementó nunca, el centralismo impera urbi at orbi y for ever.
El desafío político para las regiones es de vital importancia y la confrontación que se producirá entre el Gobernador Regional elegido democráticamente y el Delegado designado por el presidente, será clave para romper la inercia de la inacción a que nos han tenido acostumbrados. En esto la alerta regionalista debe partir con un mea culpa, para reconocer que seguir en este juego con el centralismo imperante, es seguir obteniendo los mismos resultados, con nulo avance.
Se hace necesario elevar el costo político a quienes intenten retroceder o no actuar frente a los cambios descentralizadores, léase la elección del Gobernador Regional y el traspaso de competencias.
En esta estrategia los regionalistas deben, por un lado, priorizar la medida que más impacta y esta transformarla en “la idea fuerza” potente a sostener y repetir por parte de todos al unísono. Tal como lo fue la causa de elección de intendentes/gobernadores regionales en esta etapa fundacional iniciada en los 90. Y por otro, hay que seleccionar los mejores aliados institucionales estratégicos para esta etapa (Ej. Ancore, CChC, etc.) y los comunicadores o voceros más diestros y con mayor tribuna.
Para asegurar que en lo legislativo se pueda avanzar durante el 2019, se necesita escoger las hebras que permitan, uno, desnudar aquellas estrategias que buscan entrabar o postergar el proceso, dos, apoyar y respaldar todas aquellas medidas que permitan avanzar sostenidamente en el tema y tres, priorizar todo aquello que suma y aglutina a los distintos actores regionales en pos del logro descentralizador.
También hay que hacer muy atractivo y exhibir los beneficios que conllevan los cambios que provocará el proceso descentralizador, de modo de sumar apoyos en los distintos niveles y sectores involucrados a nivel regional. Elaborar y fortalecer los argumentos y contenidos “en fácil”, para abastecer a los actores claves en el ámbito político, ya que muchas veces por no tener antecedentes oportunamente no se suman a estas causas, desaprovechando su tribuna ante la opinión pública y su capacidad de influir en las esferas gubernamentales y/o decisionales.
Llegó la hora de las regiones y es tarea de su gente estar alertas frente a las amenazas con que el centralismo permanentemente dificulta y ha boicoteado estos procesos que buscan empoderar a los territorios.