Árboles nativos para reforestar el Maule

27 Junio 2018   1874   Opinión   Jorge Brito Obreque
Columnista Diario El Centro Jorge Brito Obreque
Jorge Brito Obreque

Junta de Adelanto del Maule

La semana recién pasada, en dependencias de la parcela agroecológica de la Fundación CRATE y CFT San Agustín, ubicada en la ciudad de Talca, se realizó la entrega de 16 mil plantas de Quillay a un grupo de Apicultores de la región, dicha donación fue realizada por Forestal Mininco a través de la Fundación Reforestemos. 

Un actor relevante de esta actividad es la Mesa Apícola Región del Maule, quienes acogieron agradecidamente dicha colaboración, tal como se advierte de las sentidas palabras expresadas por sus dirigentes, quienes manifestaron “que la donación de plantas no es sólo una ayuda a la reforestación de bosque nativo, ni tampoco sólo ayuda al apicultor, con esto se está incidiendo directamente en asegurar la producción de alimentos para las generaciones venideras. Debemos tener en cuenta la real importancia de la flor de quillay en la producción de miel y más importante aún en la alimentación de las abejas. No olvidemos que esta es la mayor y mejor polinizadora en la producción de alimentos. Albert Einstein dijo: si se mueren las abejas al hombre sólo le quedarían 4 años de vida. Sin abejas no hay polinización, ni hierba ni animales ni hombre. Como apicultores nos comprometemos a cuidar cada árbol con el mismo esmero con el que cuidamos nuestras abejas”.
De este modo el llamado es a que todos debemos continuar apoyando la reforestación del Maule, tan golpeada por los incendios forestales pasados, con especies vegetales nativas que promuevan la diversidad ecológica y sean amigables con los ecosistemas locales, evitando el monocultivo forestal que tanto daño causa a dichos ecosistemas.
A partir de la tragedia de los incendios, debemos realizar los aprendizajes necesarios para promover un desarrollo sustentable y sostenible que permita un desarrollo inclusivo no solo pensando en lograr beneficios económicos de corto plazo, sino pensando en la biodiversidad y en las futuras generaciones.
Sin duda esta iniciativa, que se concreta en la donación de árboles nativos para el Maule, es un gran paso de una articulación privada y pública, en pos de un tema tan relevante para el desarrollo de nuestra Región como es la plantación de árboles nativos para la recuperación de nuestros ecosistemas, lo que será posible mediante pequeños y grandes esfuerzos de todos y cada uno de los que habitamos esta tierra.