Atendiendo a las señales bíblicas

18 Noviembre 2018   1066   Opinión   SERGIO RODRIGUEZ VARELA
Columnista Diario El Centro SERGIO RODRIGUEZ VARELA
SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

Una gran expectación existe entre los líderes del mundo, ya sean políticos, de ciencia o del área económica. El fenómeno del cambio climático como se le conoce está trayendo al mundo una serie de trastornos muy en especial en el científico. Es así como la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, cuyas actividades se centran en las condiciones de los océanos y la atmósfera. Esta agencia ya señalaba que 2017 fue uno de los tres años más calurosos de la historia moderna, con récords de temperaturas, de concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera y de océanos más cálidos, y advirtió que para el 2018 sería un año excepcionalmente cálido y que la escalada de la temperatura proseguirá al menos hasta 2022 por encima de lo que podía esperarse. Lo anterior sumado a otros estudios liderado por Florian Sévellec, del CNRS francés y publicado en Nature Communications y otras importantes academias especializadas como la Universidad de Southampton, consideran que la temperatura media del planeta será más elevada en los próximos cinco años, debido principalmente a una escasa probabilidad de episodios de frío intenso.
Lo anteriormente descrito ha llevado al mundo a perder una importante área de cubierta natural, por ejemplo, en el 2016 se perdieron casi 30 millones de hectáreas. La pérdida de áreas forestales debido a los incendios creció en 2016 un 51% respecto al año anterior, alcanzando los 29,7 millones de hectáreas, según GFW. Tras los incendios en California, Portugal y España. Los efectos del Niño, el cambio climático y una mala gestión de los suelos explican esta escalada del fuego, debemos agregar los catastróficos incendios del 2017 en Chile y en otros lugares del globo terráqueo y como los actuales que están suscitando en california EE.UU.
Estimado lector, los fenómenos que se suscitan en el mundo y como lo vemos en Chile, lluvias tropicales ya terminando la primavera y que amenaza la producción agrícola y comercial de nuestra nación, lo que sin dudas traerá incertidumbre y pobreza. A lo anterior debemos agregar lo que afecta en otras latitudes como son los granizos he incendios de proporción, no son otra cosa que el anuncio de lo que vendrá más tarde Apocalipsis 8:7 “El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde”. Tanto el fuego como el granizo fueron elementos que Dios utilizó como juicio por el pecado del hombre, (Éxodo 9:18; Isaías 30:30).
Lo que hoy estamos viviendo y que sin dudas se acentuara con el tiempo, no es otra cosa que el anuncio de un gran juicio que vendrá por la soberbia del hombre. Y cuando estos son lanzados, se mezclan con la sangre (muerte de seres vivientes) dejado a su paso una gran estela de destrucción, dolor y muerte. Estimado lector, el hombre busca la forma de superar los males, no obstante, separados de Dios, como lo pretenden, nunca será posible. Jesús ya lo dijo: “…Separados de mi nada podéis hacer” (Juan 15:5). Dios le bendiga.