Bolsonaro, el rudo

03 Septiembre   577   Opinión   Abraham Santibáñez
Columnista Diario El Centro Abraham Santibáñez
Abraham Santibáñez

Secretario General Instituto de Chile

Adelantándose al debate que marcó el G-7, a comienzos de agosto el Presidente Jair Bolsonaro espetó crudamente su fórmula para combatir el calentamiento global: que la humanidad deje de contaminar. Para ello sostuvo que hay que comer menos y “hacer caca un día sí y otro no”.

 

En la misma onda distendida, se subió al carro de las redes sociales cuando Rodrigo Andreaca publicó en Facebook un meme que comparaba el aspecto físico de Primera Dama francesa y la esposa de Bolsonaro. “Ahora entienden por qué Macron persigue a Bolsonaro… Apuesto a que son los celos de Macron,” comentó Andreaca. Como réplica, en su cuenta oficial de Facebook, el mandatario brasileño hizo una sarcástica recomendación: “No humilles al tipo. Jajajajaja”.

 


En un tiempo en que las redes sociales lo soportan todo, el rudo intercambio alcanzó proporciones épicas. En una conferencia de prensa junto a Sebastián Piñera le pidieron su opinión al Presidente Emmanuel Macron. “¿Qué puedo decirles?, respondió. Es triste. Las mujeres de Brasil tendrán sin duda vergüenza al leer tales afirmaciones de su presidente. Deseo a los brasileños que pronto tengan un presidente a su altura”.

 


El mundo entero, más allá del golfo de Viscaya (“Gascogne” en francés), estaba en llamas. La Amazonía brasileña ardía por los cuatro costados. La cuenca del Amazonas comprende ocho países aunque la mayoría del bosque está en Brasil. Se estima -aunque no hay unanimidad- que aquí se produce alrededor del 20 por ciento del oxígeno del mundo.

 


A mediados de agosto, los incendios ardían con la mayor intensidad que nunca antes desde 2013, cuando el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil comenzó a rastrearlos. Según sus datos la región amazónica ha registrado más de la mitad de los 71.497 incendios forestales del país de este año, cifra 83 por ciento superior al mismo período de 2018.

 


El presidente Bolsonaro, que ha sido reticente en aceptar la idea del cambio climático y el calentamiento global, tardó en reaccionar. Finalmente, autorizó el uso de las Fuerzas Armadas. Actualmente más de tres mil personas y sobre 200 vehículos, están empeñados en el combate de las llamas. En este complejo cuadro el Presidente Sebastián Piñera asumió la riesgosa tarea de coordinar, por encargo de la comunidad europea, la ayuda internacional.

 


Que el encargo no será fácil lo dijeron, casi simultáneamente dos ex cancilleres de Chile de muy distinta orientación política: Hernán Felipe Errázuriz y Heraldo Muñoz. Pero era difícil que rechazara el pedido de Macron, quien ha dado repetidas señales de afecto al matrimonio Piñera. Por otro lado, Bolsonaro ha sido igualmente cordial aunque volvió a exigir disculpas de Macron: “En lo que refiere al gobierno, no al pueblo, al gobierno francés, por el hecho de haberme llamado mentiroso y haber dicho dos veces que la soberanía sobre la Amazonia tiene que ser relativizada, solamente después de que se retracte de lo que dijo sobre mi persona, que represento a Brasil como presidente electo, y por el espíritu patriótico de nuestro pueblo, que no acepta que se relativice la soberanía de la Amazonia, solo así, sin problema volveremos a conversar”.

 


Un hecho es inobjetable: si el Presidente Piñera tiene éxito, se agigantará su imagen internacional.


De los memes y otros agravios cibernéticos, por el momento, nada.