Bolsonaro en punta

06 Octubre 2018   1355   Opinión   Rodolfo Schmal S.
Columnista Diario El Centro Rodolfo Schmal S.
Rodolfo Schmal S.

Este domingo son las elecciones presidenciales en Brasil, la mayor potencia latinoamericana. Uno de sus candidatos, el ultraderechista Bolsonaro, lleva todas las de ganar en la primera vuelta.
Las razones que explican la actual realidad política brasileña se centran en la corrupción que aqueja a toda su clase política, originada por una dirigencia empresarial que ha sido capaz de prostituir el mundo de la política y que se ha expandido a las más diversas esferas.
Me es imposible no ver al ladrón detrás del juez. Quienes juzgaron y destituyeron a Dilma Rousseff no parecen ser blancas palomas libres de polvo y paja. Tampoco lo son quienes decidieron que Lula no podía postular ni quien ejerce hoy la presidencia, Temer, ni quienes conforman el Congreso ni los tribunales de justicia.
En este marco, entre muchas otras candidaturas, emerge la de Bolsonaro, un clásico candidato que en circunstancias normales no pasaría de la marginalidad, de ser un outsider. Sin embargo, bajo las circunstancias actuales de Brasil, de crisis política que se prolonga por al menos un par de años, irrumpe fuertemente con un discurso simple, populista, racista, machista, homófobo, militarista, de la clásica ultraderecha admiradora de las dictaduras militaristas. Su modelo es la dictadura de Pinochet.
Una artera puñalada en medio de un acto de campaña logra el efecto de catapultarlo a una cifra del orden del 30% de las preferencias.
Este tipo de candidatos siempre han existido y seguirán existiendo, pero en términos electorales suelen tener menos de un 10%, y en tiempos de crisis moderadas, a lo más alcanzan el 20%. Su pleno desarrollo lo alcanzan cuando se está frente a crisis mayores, cuando la polarización se extrema y consigue la adhesión de la derecha y de los sectores más pobres hastiados que caen bajo el embrujo de cantos de sirena.
Se trata de un candidato sin pelos en la lengua que en el año 1999 afirmó que “la dictadura debería haber matado a 30,000 personas más, comenzando por el Congreso y el presidente Henrique Cardoso”. Y el último broche de oro que se le conoce, lo dio a conocer el año pasado cuando declaró que “un policía que no mata no es policía”.
Toda su vida abrazó la fe católica, pero hoy es evangélico, consiguiendo la adhesión de ellos no obstante que su ideario se contrapone abiertamente a la ética cristiana.
Con todo no pierdo la confianza de que el pueblo brasileño sea capaz de discernir, en el silencio de la urna, e impedir su ascenso a la presidencia.