Camino trazado

15 Marzo 2018   1382   Opinión   Ervin Castillo A.
Columnista Diario El Centro Ervin Castillo A.
Ervin Castillo A.

Fundación Talca

En política, decía el ex primer ministro británico Winston Churchill, dicen mucho las actitudes, incluso más que las propias aptitudes. En ese sentido, en la campaña presidencial, la centroderecha fijó como prioridad de su eje discursivo la temática relativa a la educación temprana, las demandas de los niños y adolescentes más desvalidos, y el enfrentamiento a las olas de denuncias de vulneraciones sufridas por menores esparcidos en las diferentes instituciones vinculadas al Sename.
Tras una serie de estudios e informes en la materia, la consigna fue muy clara: abordar cuanto antes este punto, con acuerdos políticos, sin diferencias ideológicas que nada tienen que ver en la construcción de los sueños de aquellos inocentes que claman por un mínimo de dignidad en sus vidas.
Por ello, no sorprendió que en su primera actividad oficial del pasado domingo, el Presidente Piñera visitara la Fundación Padre Semería en la Comuna de La Pintana, para notificar a la opinión pública y a las diferentes fuerzas con expresión política en el Congreso, que se requieren grandes consensos en materia de infancia, con proyectos con suma urgencia para su discusión.
La división de la actual lógica del Sename en dos entidades distintas, como el Servicio de Protección de la Infancia y Adolescencia, y el Servicio de Responsabilidad Adolescente: lo anterior, para distinguir claramente los diferentes tipos de casos que se encuentran y que llegan a diario a la entidad, cuestión básica para abordar el problema como corresponde, y que en su minuto no quiso ser aprobado por mera mezquindad política.
También, el Presidente presentó su propuesta de modificación a la ley de adopciones, a fin de simplificar tan dilatado proceso, y la constitución de una auditoría que dé cuenta de las informaciones más crudas que, seguramente, fundamentan el actual momento de la entidad.
Dentro de sus 10 propuestas, también se escuchó la creación de un sistema de defensoría de los niños y adolescentes vulnerables, para así asegurar la calidad del cuidado que reciben. Ese fue, más o menos, sin contar otras propuestas más, el tenor de sus principales ideas, y la orientación de su actitud, con una clara intención para dejar atrás esa política añeja que no permitió durante varios años, la generación de políticas públicas que vinieren a hacer cargo de situaciones de esta envergadura.
La voluntad del Presidente, y de su equipo de trabajo, ha quedado clarísima: el Estado y la sociedad chilena no pueden seguir fallándole a los más vulnerables del país, y en ellos se centrará el espíritu y el corazón de este gobierno.
No habrá análisis posible de la labor gubernamental que pueda desestimar la siguiente pregunta: ¿Se ha avanzado en la superación de la crisis del Sename? Se podrá hacer el trabajo en las demás carteras, pero si aquí no se logran cosas relevantes, entonces se estará en deuda. Al mismo tiempo, resulta positivo el nombramiento de Susana Tonda, profesional de excelencia y con experiencia en la materia, que tras la solución de algunos temas administrativos, estará plenamente en condiciones para aportar con su impronta en esta lucha.
Definitivamente, una muy buena noticia. El Presidente ha decidido tomar el liderazgo en la materia, y el camino parece estar trazado.