Celebremos la multiculturalidad

09 Octubre a las 09:00   546   Opinión   Jorge Brito Obreque
Columnista Diario El Centro Jorge Brito Obreque
Jorge Brito Obreque

Junta de Adelanto del Maule

Este sábado conmemoramos el día de la raza, hito que recuerda la fecha en la cual Cristóbal Colón llegó por primera vez a América. Este evento, igualmente denominado “encuentro de dos mundos”, durante el último tiempo ha variado su motivo de celebración, inclinándose a una reflexión respecto de la interculturalidad en Latinoamérica y el reconocimiento y respeto por los pueblos originarios, minorías étnicas, su cultura, cosmovisión y una reflexión profunda sobre los diversos atropellos a los derechos fundamentales de estos pueblos y en algunos casos su exterminio al considerarlos infrahumanos, todo ello en nombre del desarrollo de una cultura dominante.


Frente a esto, es inevitable hacer una reflexión sobre los actuales procesos migratorios que estamos viviendo como sociedad, el aumento de migrantes en nuestro país, de diversas culturas latinoamericanas, quienes han llegado a enriquecer nuestra idiosincrasia con sus diversas costumbres, gastronomía y bailes. Mucho de esto nos recuerda los lazos culturales que nos ligan con nuestros pueblos vecinos, recordando que en el origen de toda civilización viene amparada de un proceso migratorio.
El Maule no es la excepcion frente a este fenómeno. Según el Instituto Nacional de Estadísticas, más de 30 mil migrantes residen en nuestra región, lo cual se refleja cotidianamente en las calles de cada comuna. No obstante, pese a todo este enriquecimiento cultural, existen pequeños colectivos que se han manifestado en contra del fenómeno migratorio, argumentando como motivo de conflicto que la presencia de extranjeros amenaza la seguridad, la economía y la identidad.


Pese a todo este cuestionamiento xenófobo minoritario, es imposible deslegitimar el valor y aporte que entregan al desarrollo las comunidades migrantes, colaborando activamente a los desafíos del país, contribuyendo con sus talentos y habilidades al progreso de la sociedad.
Por ende, es importante seguir desarrollando un trabajo integral con las comunidades migrantes, que permita promover la inclusión y no a la discriminación, de modo de integrarlos a la sociedad de manera real y efectiva, valorando su dignidad como persona y ejerciendo sus derechos ciudadanos como cualquier habitante de este país. De este modo, este 12 de octubre pase a ser un encuentro real de dos mundos, asumiendo los valores de la multiculturalidad que conllevan un real aporte para la vida de los pueblos, promoviendo un desarrollo centrado en las personas y un crecimiento para la economía del país y región.