Combate Naval de Iquique

24 Mayo   304   Opinión   Ervin Castillo A.
Columnista Diario El Centro Ervin Castillo A.
Ervin Castillo A.

Fundación Talca

Se conmemoran por estos días, 140 años de una importante gesta de la historia de Chile, como lo es el Combate Naval de Iquique, con la participación estelar del abogado y marino, Arturo Prat Chacón, entre tantos otros que defendieron con su vida los destinos de la patria en momentos álgidos. Pero más allá de las celebraciones que se configuran cada 21 de Mayo, que por cierto son parte de tradiciones que no podemos permitirnos perder pese al paso inexorable de los años, de lo que hoy podríamos estar dialogando como sociedad en relación a lo anterior, son de situaciones como el anteponer al país por sobre los intereses mezquinos e individuales de unos pocos, la mirada a largo plazo y no la mera toma de decisiones en función del siguiente enfrentamiento electoral, el dejar todo por una causa sin el intento de beneplácitos acomodaticios por el que se realizan determinadas acciones con la vista puesta en lo que ello podría traer a colación más adelante.
En tiempos en que las odiosidades van de un lado a otro, y en que las crisis éticas y morales se suceden en institución tras institución, cabe resituar la primacía de Chile y las personas por sobre cualquier cosa o la rectitud e hidalguía cuando se trata de defender el honor.
¿Cuántos que tuvieron esto muy claro y con el paso de los años terminaron turbando sus caminos por generar concesiones respecto de sus principios? Las nuevas generaciones, en este contexto, debemos asumir tomando la posta, contrarrestando las prácticas abusivas que desvían el foco de intereses comunes, y hacen exacerbar con justa razón, el clamor ciudadano que requiere justicia y canchas más parejas para el despliegue de las diversas aptitudes. También, es rol nuestro, ser capaces de posicionar y reubicar aquellos temas públicos que realmente debiesen estar en el podio de las ocupaciones políticas, dejando de perder tiempo en estériles luchas del pasado que ya francamente no responden a los debates que enfrenta un país que aspira al desarrollo. El combate al narcotráfico y crimen organizado que violenta diversos sectores en nuestro país, el empleo estable, la calidad de la salud pública, la descentralización, las reformas al sistema de pensiones o la educación municipal, requieren estar en un corazón público que entienda que en disyuntivas así, no hay lugares posibles para la mezquindad y las artimañas del ayer. Se requiere a la mayoría de las fuerzas políticas caminando en esta dirección, es menester que ello así ocurra.
Que este nuevo aniversario en el cual todos nos acordamos con alegría de que somos hijos de esta tierra, sirva para qua quienes detentan o pretender ocupar espacios públicos, cifren adecuadamente sus comportamientos y conductas, sólo así podremos decir que se camina por la senda correcta, aunque la contienda siga siendo desigual....