Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos

Opinión

Como destruir un país

Juan Carlos Pérez

Licenciado en Historia. Egresado de Derecho.

Si no fuera triste y hasta macabro, se podría aconsejar a los estudiantes de ciencias políticas o economía, en todo el mundo, que visiten Venezuela y observen, in situ, cómo un gobierno puede destruir un país en pocos años. Ilustremos el proceso con algunos datos y cifras, todas emanadas de órganos oficiales o académicos.
Durante 2017, el 50% de los venezolanos adelgazó un promedio de 11 kilos, según la ENCOVI (Encuesta Nacional de Condiciones de Vida en Venezuela), estudio elaborado por 3 prestigiosas Universidades. Según la misma encuesta, la pobreza de la población alcanza al 87%, volviendo al nivel de los ’70 del siglo pasado.
La deuda externa venezolana alcanzó en 2017 a US$143.000 millones, lo que representa casi 1,5 veces el total de su PIB. Al mismo tiempo, su economía alcanza una recesión histórica, llegando a mediados de este año al -45%. Por otra parte, su inflación ha logrado situarse en niveles jamás observados en la historia mundial moderna (superando incluso al 30.000% que sufrió Alemania tras la Primera Guerra Mundial, que representaba el record hasta ahora). Según El Fondo Monetario Internacional, el año pasado Venezuela alcanzó 2.616% de inflación y este año se teme que llegue a 1.000.000%, lo que es difícil de verificar por no existir instrumentos o escalas para esas magnitudes.
Según el Instituto Nacional de Estadísticas de Venezuela, en los últimos 10 años se ha cerrado 500.000 empresas, entre grandes, medianas y pequeñas. A la vez, se indica que en el mismo lapso se ha expropiado (estatizado) 1.369 grandes empresas, de las cuales más de 1.000 han quebrado a la fecha (muchas han dejado de operar y otras lo siguen haciendo a pérdida, incrementando todavía más el déficit fiscal). La mayor empresa venezolana, Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) dueña de las mayores reservas de petróleo conocidas en el mundo y que aporta el 98% de todos los ingresos de divisas al país, ha bajado su producción a los niveles que tenía en los años ’50, acumulando una deuda de más de US$40.000 millones, en medio de escándalos de corrupción, ineficiencia y mal manejo.
Mientras, Nicolás Maduro adopta medidas que suenan como querer tapar el sol con un dedo. Así, el Gobierno, que ha debido reajustar el sueldo mínimo 11 veces en el último año, acaba de anunciar el reajuste duodécimo, de nada menos que 34 veces el actual, magnitud que causaría asombro en cualquier parte, porque pasará de los actuales 5 millones hasta 180 millones de bolívares (pero tenga en cuenta el Lector que el precio de un pollo es de 15 millones o que un kilo de tomates vale 5 millones). Adicionalmente, hoy lunes el Gobierno depositará 60 millones de bolívares a todos los venezolanos que tengan el Carnet de la Patria (una tarjeta con que el régimen intenta someter a control social y político a la población).
Por último, hoy será feriado bancario en Venezuela, para permitir que las entidades financieras adecuen sus sistemas a la última medida anunciada por Maduro: eliminar 5 ceros a todas las cifras y billetes, para terminar con la inflación.
Si no fuera tan triste, habría que reírse.

Volver a opinión

Comentarios