Jueves, 20 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil

Opinión

Consejos Comunales

Oscar Carrasco O.

Subsecretario Prevención del Delito

Este 13 de marzo se cumple un año de la entrada en vigencia de la Ley N° 20.965 que crea los Consejos y Planes Comunales de Seguridad Pública. Esta nueva legislación marca un hito y un giro en la manera en que se construyen políticas públicas de seguridad en nuestro país, puesto que se pasa de un trabajo centralista a uno que sitúa en el centro a la comunidad y sus necesidades.
Se trata de un nuevo paradigma que enfatiza la idea de gobernanza local de la seguridad. Dicho de otro modo, los Consejos Comunales apuntan a fortalecer la coordinación y el trabajo mancomunado entre todos los organismos que intervienen directamente en la seguridad del territorio. Lo anterior, con el objetivo de que, por primera vez, los municipios cuenten con la autonomía y las facultades para desarrollar estrategias y soluciones adaptadas a las características específicas de cada comuna, es decir, que sean pertinentes y visibles para la ciudadanía.
En la medida que estos consejos han sido constituidos, los municipios han sido capaces, junto con la Subsecretaría de Prevención del Delito, de identificar claramente los sitios más vulnerables frente al delito que hoy existen en nuestras comunas, pero también cuáles son los factores que hacen a las personas sentirse inseguras.
En una segunda etapa de este proceso, los Consejos han comenzado a generar planes estratégicos de seguridad para las comunas, los cuales abordan de manera integral una serie de temáticas relevantes para la comunidad, tales como la prevención con niños y adolescentes, el mejoramiento urbano o al rehabilitación de drogas. Todo esto, con la participación activa de la sociedad civil.
Este Plan Comunal será el instrumento de gestión para la seguridad de cada comuna y contemplará todas las acciones necesarias para alcanzar los objetivos comprometidos en su diseño. Pero también incluirá un proceso de rendición de cuentas permanente, de carácter público y transparente, a fin de que los recursos de los que dispone el municipio se utilicen la con la mayor eficacia y eficiencia posible.
Se busca dejar atrás la idea de que cada institución actúe por su cuenta, sobre todo en un área tan sensible como la seguridad pública, con el objetivo de abrazar la colaboración y coordinación, lo que permitirá transitar poco a poco desde una cultura puramente reactiva para enfrentar el problema de la inseguridad hacia una que enfatice la prevención. Este es el camino que debemos seguir para construir un país donde cada chileno tenga el derecho de vivir con seguridad.

Volver a opinión

Comentarios