Viernes, 16 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil

Opinión

Corredores biológicos

Oscar Castillo Paul

Profesor de Estado en Historia y Geografía Sociedad Chilena de Cs. Geográficas, U.C. de Chile

Me interesa retomar el tema de los “Corredores Biológicos” para la sobrevivencia de la fauna nativa en la VII Región. En efecto, antes que continuar explotando la zona andina y la montaña de las provincias de Curicó, Talca y Linares por medio de proyectos mineros e hidroeléctricos de corta vida a nivel planetario, estimo indispensable repensar el geosistema maulino y -en consecuencia- todo el espacio geográfico regional.

Tanto, el borde mar y su costa de alta energía cuanto el Llano Longitudinal, la precordillera y los cajones alto-andinos. En efecto, en el Chile del siglo XXI y en la principal región huasa del país deberíamos ser capaces de terminar con aquellos pensamientos mezquinos, egoístas y anticuados que en nada contribuyen a la valorización del medio ambiente regional.

Así, para nuestra Región del Maule deberíamos ser capaces de ponderar positivamente las siguientes iniciativas en bien de un desarrollo sustentable que contribuya a la calidad de vida a nivel local y nacional:

1° Preservación de espacios de bosque nativo y de biodiversidad en la Montaña o precordillera de los Andes.

2° Asignación de recursos a las universidades y centros de formación técnica regionales para conocer e investigar el potencial y significado ecológico y geográfico de la flora y fauna autóctona, es especial, la estepa de espinales ( Ej.: Corinto - Pencahue ), los restos de nothofagus y renovales intervenidos ( ej.: Coipué, Gualleco, Licantén, Pichamán, Forel, Huinganes y Chanquinque ), el rol de los controladores biológicos como culpeos, chillas, gatos colocolo, guiñas o tigrillos y pumas o leones de montaña ( Felis concolor puma ), principalmente, en áreas donde aún sobreviven como El Corte-Empedrado, cuenca del río Rari y Purapel, Altos de Chovellén y del Boyeruca.

3° Declarar como Área Protegida los Baños de Tanguao en la Cordillera Costera talquina y, como Reservas Nacionales, los volcanes Planchón y Peteroa en la alta cordillera curicana, y el Nevado de Longaví y el ecosistema del Cajón del río Pejerrey en la precordillera y cordillera andina de Linares, en atención a su relevancia hidrológica, geomorfológico-estructural, climática y a sus diversos endémismos botánicos y zoogeográficos.

4° Con el propósito de lograr una real integración en materia de historia regional, arqueología y Areas Silvestres Protegidas en conjunto con la Provincia de Mendoza, Argentina, se hace urgente que la Sra. Michel Bachelet Jeria se ocupe dentro de este primer semestre de dictar los decretos que crean el Parque Nacional “El Enladrillado-volcán Descabezado Grande” y la Reserva Nacional “Cuesta Los Cóndores-Laguna del Maule”, en el entorno de la Ruta Internacional CH-115.

5° En materia histórica regional e institucional también es de alta importancia que la actual mandataria dicte este año tres decretos de feriados nacionales vinculados a la Historia Patria y -más recientemente- a la Historia telúrica y sísmica del país. Los dos primeros referidos a la Independencia de la Nación chilena, firmado en Talca y a continuación el inherente a la batalla de Yerbas Buenas, al norte de Linares.

Por último, el 27/F, debería ser a partir del presente año 2017 y para todo el territorio nacional un día “feriado” y, de modo espacial, un espacio de sentida reflexión, reencuentro, unión familiar y homenaje a todos quienes partieron a consecuencia del siniestro y desastroso tsunami y terremoto que con más de 8,5 grados Richer devastó las costas de Curicó, Talca, Cauquenes, Ñuble y Concepción en un fenómeno sin precedentes en la Historia Sismológica y Oceanográfica nacional.

Este fenómeno físico, contribuyó a dejar en claro manifiesto la inoperancia e ineptitud del sistema público del Estado de Chile en cuanto a disponer de un “modelo de gestión” eficiente en el tiempo, en la capacidad de respuesta, en las oportunas coordinaciones, en los entrenamientos previos, en el abastecimiento, la logística, las tareas y operaciones de los organismos de la Defensa, y el rol de la infraestructura médica en tiempos de catástrofe, en el complejo espacio geográfico nacional, en sus dimensiones insular y continental o sudamericana. Claro ejemplo de lo anterior, lo constituye la cantidad de días de pesar, soledad, aislamiento y falta de apoyo logístico y médico de caletas pesqueras como Boyeruca, Llico, Duao e Iloca durante la triste jornada del 27 de febrero del 2010, pero también vivida por centros urbanos de mayor desarrollo como Curepto, Constitución, Cauquenes, Pelluhue y Curanipe, entre muchos otros.

Volver a opinión

Comentarios