¿Corresponde contabilizar los Contratos de Comodato Precario?

04 Mayo   458   Opinión   Waldo Catalán Fuentes
Columnista Diario El Centro
Waldo Catalán Fuentes

Socio Líder de Auditoría, Auren Chile (www.auren.com) Contador Público y Auditor Diplomado IFRS

¿Cuántas veces ha sido usted parte en un contrato de comodato? Ello ocurre cuando una entidad o persona que tiene la propiedad de un bien (por ejemplo, un terreno, una oficina, un vehículo), que se denomina comodante, entrega a otra entidad el uso y el goce de dicho activo, sin considerarse una retribución monetaria por dicha utilización. El acuerdo de comodato normalmente es gratuito, pero pueden tener un plazo definido o ser de plazo indefinido o perpetuo, sujeto a determinadas condiciones (ej. mientras se le dé al bien un uso específico).
Es estos casos, el que recibe el bien normalmente se preguntará: ¿debo reflejar este bien en mi contabilidad?, ¿qué valor le asigno?, ¿debo solamente exponerlo en las notas a los estados financieros? Las preguntas pueden ser muchas más, pero las respuestas no son fáciles de encontrar.
Considerando que actualmente están vigentes en Chile las Nomas Internacionales de Información Financiera – NIIF (o IFRS por sus siglas en inglés), uno debería buscar las respuestas en dichas normas, pero no existe una norma específica que regule este tipo de acuerdos.
En consecuencia, tenemos que recurrir al marco conceptual de las NIIF o a otras normas específicas. La norma define un Activo como “un recurso controlado por la empresa, como resultado de sucesos pasados, del que la misma espera obtener en el futuro, beneficios económicos”. Bajo esta definición, un bien que una entidad ha recibido en comodato precario, gratuito con derecho a uso, goce y usufructo de éste, cumpliría las condiciones para ser considerado un activo dentro del balance de su empresa independiente a que no se esté pagando una contraprestación por ello.
La respuesta es que, bajo ciertas circunstancias, que consideran la evaluación del tipo de bien, el plazo del comodato y su vida útil o económica, usted debería regístralo en su contabilidad al valor justo del bien. Eso incluye someter el bien a las reglas de depreciación, pruebas de deterioro y otros efectos que tendrá el activo de acuerdos las normas NIIF, en particular la forma cómo reconocerá en sus estados financieros el hecho de estar utilizando en forma gratuita un bien que le agrega valor a su empresa y le permite generar beneficios económicos.
Las normas NIIF en ese sentido proporcionan un marco muy amplio de análisis de los hechos económicos que afectan a las empresas, sólo hay que saber cómo identificarlos y utilizarlos. Por supuesto que el tratamiento tributario de ciertas transacciones como la analizada en esta columna podría ser diferente.
Lo invitamos a informarse.