Crecimiento en julio y proyecciones

13 Septiembre   485   Opinión   Jennifer Rivera Arroyo
Columnista Diario El Centro
Jennifer Rivera Arroyo

Vicedecana Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

 

Hace algunos días se dieron a conocer los resultados de la última medición del IMACEC (Índice Mensual de Actividad Económica) que mostró una expansión del 3,2% para el mes de julio (impulsado mayoritariamente por el 3,4% obtenido por el IMACEC no minero, que contempla las industrias manufacturera, de servicios y el comercio) y que a su vez destaca como el nivel más alto alcanzado por la economía nacional para este indicador desde noviembre del año pasado.


A pesar de lo auspicioso que la cifra antes indicada puede sonar y que según algunos expertos podría haberse empinado por sobre los 3,7% de no haber sido por el prolongado paro de los docentes, este resultado no ha logrado convencer a los analistas, quienes siguen proyectando a la baja las perspectivas de crecimiento de la economía chilena para lo que resta del año situando la expansión en un rango que va desde el 2,5% a 2%; en efecto, el IMACEC promedio en lo que va corrido de este 2019 solo llega a 1,94%.


Lo anterior, no sólo se explica por la situación externa, en gran medida concentrada en el ampliamente difundido y analizado conflicto comercial entre estados Unidos y China, en donde cada día el factor sorpresa toma mayor vigor y protagonismo y, donde surgen nuevos elementos e informaciones que amenazan la estabilidad de los mercados de todo el mundo y la posibilidad de hacer proyecciones tanto a nivel local como global; sino también porque nuestra economía no ha tenido el comportamiento esperado en el transcurso del año, pues el desempeño alcanzado hasta ahora da cuenta de una expansión inferior y desacorde a las cifras que inicialmente se había perfilado, solo por mencionar un valor esperado, para julio, las expectativas eran que el IMACEC fuese cercano al 4%, razón por la que algunos expertos tildaron de “mediocre” el resultado obtenido, considerando que además la medición contempló dos días hábiles adicionales.


Con todo, habrá que estar atentos a las nuevas señales del mercado tanto a nivel local como mundial, para ver si repuntan en alguna medida las cifras que hoy se barajan como resultados posibles de crecimiento para Chile y el resto del mundo.